Satisfyer fue uno de los productos que logró la mejor aceptación en la Feria Mundial celebrada en Las Vegas

Tecnología sexual: el pícaro sector que penetra y se consolida en EEUU

Tecnología sexual: el pícaro sector que penetra y se consolida en EEUU
Juguete sexual PD

La tecnología sexual era considerado como el hermano menor y no muy atractivo de los avances modernos. Sin embargo, en la Feria de Electrónica de Consumo (CES) celebrada en Las Vegas (Estados Unidos) ha logrado conquistar un espacio que parecía hace unos años impensables. No solo por ser la primera vez que lograron mostrar sus últimos avances sin censura en el evento, sino por la gran aceptación y respeto que recibieron los productos.

La mayor feria tecnológica del mundo mostró, sin sonrojarse, una amplia gama tanto de vibradores femeninos como de estimulantes y masturbadores. Los mismos que estaban a solo pocos metros de los últimos lanzamientos de móviles, drones, vehículos futuristas o televisores de primer nivel.

Una de las empresas más populares en el ámbito sexual, Satisfyer, mostró a los visitantes de la feria toda su amplia gama de vibradores femeninos basados en tecnología de ondas de presión de aire con las que estimular el clítoris sin necesidad de contacto.

Satisfyer, que se ha convertido en un producto estrella a lo largo del mundo, también ha desarrollado una aplicación que permite el control remoto y por tanto su uso por parte de parejas que se encuentren en la distancia, e incluso se puede conectar a Spotify o Apple Music para que las vibraciones sigan el ritmo de la música.

A mediados de 2019, la Asociación de Tecnología para Consumidores (CTA, por su sigla en inglés), la organizadora de la Feria de Electrónica de Consumo, decidió que 2020 fuera un «año de prueba» en el que por primera vez se pudieran mostrar abiertamente productos sexuales, e incluso se creó un premio de tecnología sexual dentro de la categoría de salud y bienestar.

El anuncio rompió con una tradición de años en la feria que prohibía de forma explícita en sus políticas la exhibición de productos que pudieran ser percibidos como «inmorales, obscenos, indecentes, profanos o que no estuvieran a la altura de la imagen de la CTA».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído