TIENE UN PRECIO DE 290 DÓLARES (Y YA HAY LISTA DE ESPERA)

El Satisfyer, amenazado por un nuevo y revolucionario juguete sexual: así es Osé

"Funciona sin manos y se adapta a la figura femenina"

El Satisfyer, amenazado por un nuevo y revolucionario juguete sexual: así es Osé

Que el Satisfyer agota existencias es una objetividad tan grande como lo es aquella frase que rezaba que «en la variedad, está el gusto». Por eso (como todo en la vida), y por muy bien que nos lo pasemos con él, no conviene ceñirnos a un solo juguete sexual (lo cual no significa que tengamos que desterrarlo para siempre).

El mercado del erotismo ofrece tantas posibilidades, que cerrarnos en banda sería un absoluto error. Está claro que las máquinas, en estas oacasiones, tienen un alcance al que los seres humanos no siempre llegamos. Y, una vez más, la tecnología genital ha vuelto a superarse. Y lo decimos con conocimiento de causa, porque, chicas, un nuevo aparato ha llegado para revolucionar nuestra rutina y nuestro disfrute personal.

Responde al nombre de Osé y echa mano de la alta tecnología y la microrobótica para dar a la mujer (casi) todo lo que necesita para pasárselo pipa sin compañía. Al fenómeno millenial que arrasara en 2019 le ha salido un serio competidor que recibió el premio a la innovación en el CES, de donde, posteriormente, se decidió retirar por considerarse «inmoral, obsceno, indecente y profano».

Poco después, Lora DiCarlo, la empresa que desarrolló este prodigio que funciona sin manos y se adapta a la figura femenina declaró en redes sociales:

«Ganamos un premio CES de innovación para la robótica y los drones y luego se lo llevaron de vuelta. ¿Por qué el CES se ve amenazado por las mujeres empoderadas y los productos que las empoderan?».

La historia termina con final feliz, puesto que, un año después y ante la presión de distintos sectores, el CES 2020 se vio obligado a devolverle a Osé su merecido galardón.

Según informan desde el diario El Mundo, «en Las Vegas ha capitaneado 4.500 expositores y ha presumido de su lista de espera de hasta seis semanas para conseguirlo» y, concluyen, «el futuro es ahora y, amigos, succiona y vibra». No les falta razón, pues este instrumento caído del mismísimo cielo integra, por un lado, un succionador de clítoris y, por otro, un apéndice que se introduce en la vagina y coquetea a lo largo y ancho del punto G. Un dos en uno que promete saciarnos por 290 dólares.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído