El autor norteamericano W.B. Pitkin escribió en 1932 un libro titulado 'Breve introducción a la historia de la estupidez humana', cuyas casi 600 páginas dan idea del problema»

9 cosas estúpidas que hace la gente sin saber que no valen para nada

Hay más tontos que botellines de cerveza.

Y prueba de ello es lo que hacen muchas personas para impresionar a los demás sin darse cuenta que no tiene sentido.

El término estúpido hace referencia «a la persona tarda en entender, torpe, incapaz de hacer bien las cosas o de obrar de manera razonada y lógica porque encuentra gran dificultad incluso para entender las cosas más sencillas».

Aunque este insulto posee una larga historia, no es hasta el siglo XIX cuando por influencia francesa se generaliza, «no es palabra de uso anterior al siglo XVII.

Es voz latina: de ‘stupidus’ = aturdido, a su vez del verbo ‘stupere’ = estar atónito y pasmado, ponerse estupefacto, de la familia léxica del sustantivo latino ‘stupor’ = asombro, pasmo, disminución de las facultades mentales».

En cuanto a sus características, es necesario distinguir la estupidez de la ignorancia pues la primera además de afectar a la instrucción y el acopio de conocimiento, también golpea a la capacidad de pensar.

Aunque parezca «vox populi», son muchos los que no emplean de forma correcta el término, toda vez que el significado adscrito a su uso tiene que ver con el asombro, la estupefacción, el estupor o pasmo momentáneo que deja a estos sujetos con la boca abierta. Cel

Pero si los tiempos cambian, los conceptos también.

Desvinculándolo de la etimología, su uso actual guarda relación con «el chulo avasallador e ineducado que no respeta normas, o con el individuo que tiene de sí una idea exagerada e intenta imponerla a los demás.

Y es que entre la inmensa gama de fantasmones que pululan por el patio social no resulta sencillo decidirse por un calificativo sólo a la hora de definir a este o aquel mastuerzo, y al perillán de turno».

Cabe cuestionarse, estimado lector, si el mundo está lleno de estúpidos.

Dos lecturas se extraerán de las principales respuestas: en caso afirmativo dirán que son demasiadas las cosas que se cometen sin sentido, mientras que en el negativo argumentarán que la cantidad de población es tan inmensa que tampoco sorprende tanto.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído