Un grupo de investigadores daneses realizó un experimento para averiguarlo

Cazando mitos: ¿Ayuda realmente dar golpecitos a una lata agitada para evitar que se derrame cerveza al abrirla?

Cazando mitos: ¿Ayuda realmente dar golpecitos a una lata agitada para evitar que se derrame cerveza al abrirla?
Cerveza RS

Junto con sus compañeros de trabajo, Sopina obtuvo para el experimento más de un millar de latas de 330 mililitros de la empresa cervecera Carlsberg. Existe una creencia popular de que hay que dar unos golpecitos con los dedos al contorno de una lata de cerveza agitada para evitar una avalancha de espuma y salpicaduras al abrirla. Un grupo de investigadores universitarios llevó a cabo un experimento para comprobar si es verdad o no.

La explicación teórica del método es que las burbujas de dióxido de carbono se forman en la superficie interior de la lata sacudida. Al ser abierta, se despresuriza y las burbujas se expanden y suben a la superficie, llevando la bebida hacia arriba. Los toquecitos dados a la lata, a su vez, expulsan las burbujas de sus paredes y las hacen desplazarse a la parte superior, de donde no podrán arrastrar el líquido, aseguran los seguidores de la teoría.

«Como científica, siempre he querido averiguar si de verdad esto tiene algún efecto», explicó Elizaveta Sopina, investigadora de la Universidad del Sur de Dinamarca en Odense, a New Scientist.

La mitad de las latas fueron colocadas en una máquina agitadora por dos minutos, para simular su transporte en una bicicleta. Tanto esa parte como las restantes latas recibieron tres golpecitos con un dedo en el contorno antes de abrirlas.

Se midió el peso de todas ellas antes y después de la apertura. Se reveló que las latas agitadas perdieron en promedio 3,45 gramos de cerveza, en comparación con 0,51 gramos en las no agitadas, según recoge rt y comparte Iván Rastik para Periodista Digital.

Lo importante es que los toquecitos dados a la lata no hicieron diferenciasignificativa alguna en cuanto a la cantidad de cerveza derramada.

Sopina sugirió que dar golpecitos a la lata no envía las burbujas hacia arriba, probablemente, porque la cerveza contiene proteínas de cebada que las estabilizan, proceso que ayuda a crear una capa de espuma en una pinta. Ahora queda por comprobar si los golpecitos sirven de algo en otras gaseosas que no contengan proteínas.

Para los aficionados a la bebida ambarina, el consejo de Sopina es: «Si quieren ustedes cuidar su cerveza, déjenla reposar».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído