Isabel II celebra sus 69 años en el Trono británico confinada en Windsor

Los 8 secretos de la reina Isabel II que explican su asombrosa longevidad

La reina Isabel II de Inglaterra, que el próximo 21 de abril de 2021, Dios mediante, cumplirá 95 años, lleva en el trono la friolera de 69 años.

Los cumplió este 6 de febrero de 2021, pero confinada en su castillo de Windsor a causa de la pandemia y alejada de su residencia de Sandringham.

A diferencia de lo que ha sido esa fecha en otras ocasiones, para la longeva monarca británica, la de este sábado ha sido una jornada más de trabajo, sin actividades especiales y de “muy bajo perfil”.

Isabel II se encuentra aislada junto con su esposo, el Duque de Edimburgo, de 99 años, entre las paredes de Windsor, donde la pareja recibe los cuidados de un reducido equipo de personal, bautizado como “la burbuja de Su Majestad”.

Según revela el experto en realeza Joe Little, editor de la revista británica mensual Majesty, a la soberana “le gusta pasar ese día de manera tranquila, rememorando el fallecimiento de su padre, así que, sin duda, no es un día para celebrar”.

El hecho de que hayan pasado 69 años de la muerte del rey Jorge VI ha “disipado un poco” el dolor que conlleva la fecha “pero claramente se trata de un día muy importante para ella y siempre será así”.

Durante el aniversario, la Reina suele enfrascarse en oraciones privadas en memoria de su padre y este fin de semana ha continuado la tradición en la capilla privada del Castillo de Windsor.

Todo “de muy bajo perfil”.

En cualquier caso y confinamientos aparte, todo el mundo coincide en que la Reina goza de un estado de salud es envidiable.

Es un caso de estudio.

Los bromistas atribuyen la extraordinaria longevidad de la monarca británica a la combinación de tes vespertinos y copazos de ginebra nocturnos, pero hay mas cosas.

  1. Buenos genes
    La reina puede dar las gracias a su madre, que vivió 101 años, por haberle transmitido buenos genes. Según Sarah Harper, del Instituto Oxford de Envejecimiento de la Población, la mitad de las posibilidades de tener una vida longeva nos vienen dictadas desde el nacimiento. «Si tus padres y abuelos llegaron a los 80 y los 90 años tienes más opciones de haber heredado buenos genes», le contó Harper a la BBC. «Es más probable que tengas un fuerte sistema inmune y tienes menos posibilidades de desarrollar enfermedades crónicas graves, como cáncer o trastornos cardiovasculares». El padre de la reina, Jorge VI, murió a los 57 años, pero su abuelo paterno, Jorge V, murió a los 70. Ambos fallecieron por enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Su abuela paterna vivió hasta los 85, y su abuelo y abuela maternos hasta los 89 y los 75, respectivamente.
  2. Ni fuma, ni bebe en exceso
    La mitad de las personas que fuman a largo plazo mueren prematuramente, con una pérdida promedio de 10 años de vida.La reina nunca fumó ni sintió la tentación de hacerlo, explica su ex secretario de prensa, Dickie Arbiter. «La gente fumaba mucho cuando la reina era joven, pero fue algo que a ella nunca le llamó la atención». La reina tampoco bebe mucho: «Es muy raro verla tomando más de una unidad (de alcohol)», dice Arbiter. Según el servicio de salud pública británico (NHS, por sus siglas en inglés), la cantidad máxima recomendable a la semana no debería exceder las 14 unidades, distribuidas al menos en tres días.
  3. Dieta saludable
    «La norma es nada de almidón: ni patatas, ni arroz, ni pasta para cenar», dice Darren McGrady, quien fue chef personal de la monarca. De acuerdo con McGrady, Isabel II se preocupa por su figura y prefiere platos sencillos, como pollo con ensalada. Ni la reina ni su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, tienen fama de comer en exceso, dice la historiadora Kate Williams. La obesidad reduce la esperanza de vida entre tres y 10 años y es un factor de riesgo para enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer.
  4. Matrimonio
    Existe evidencia científica que demuestra que el matrimonio tiene efectos positivos para la salud. Investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (NYU, por sus siglas en inglés), encontraron que el matrimonio reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares en un 5%, siempre y cuando no haya «tensiones». Isabel II y su esposo (cinco años mayor que ella) llevan 68 años casados. En 2012, la reina rindió homenaje a su marido durante las celebraciones del Jubileo de Diamante, refiriéndose a él como «fuerza constante y guía». «Solo ha habido un hombre en su vida, y ese es Felipe», dice Arbiter.
  5. Ejercicio y descanso
    La reina «monta a caballo una o dos veces por semana y camina durante el día. Si no tiene tiempo para sacar a pasear a los perros por la mañana, lo hace por la tarde», explica Arbiter. «No se pasa el día sentada en un escritorio. Durante una ceremonia de investidura permanece de pie hasta 90 minutos». Harper dice que el mejor ejercicio es la actividad constante, en lugar de pasar media hora haciendo una rutina de ejercicio, como correr en una cinta de gimnasio. Además, se cuida de dormir bien. «Duerme unas siete horas cada noche y se despierta todos los días a las 7:30 de la mañana», explica Arbiter. Efectivamente, dormir poco o demasiado también repercute en los años de vida. Según un estudio de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, quienes duermen menos de seis horas o más de nueve diarias tienen más posibilidades de morir prematuramente.
  6. Poco estrés
    El estrés puede quitarnos años de vida. Según una investigación publicada en la British Medical Journal (Revista Médica Británica), el estrés, aún a niveles bajos, aumenta las posibilidades de ataque al corazón y accidentes cerebrovasculares en un 20%. «No creo que la reina sufra estrés. Puede enfadarse si algo sale mal, pero como la mayoría de las veces no depende de ella, no tiene sentido estresarse», dice Arbiter. Tal y como explica Harper, cuanto más control tengas sobre tu vida, más probabilidades tendrás de vivir muchos años. «La reina es un caso interesante, porque hay algunos aspectos de su vida que no dependen de ella, pero controla todas las areas en las que sí puede tomar decisiones», dice Harper.
  7. Actividad mental
    Como jefe de estado en Reino Unido y de otros 15 países de la Commonwealth la reina tiene muchas cosas que ocupan su mente. «Recibe documentos gubernamentales de países de todo el mundo. Lee y escribe su correspondencia, se prepara para audiencias y conversa con todo tipo de gente», dice Arbiter. Un estudio del Centro Médico Rush, en Chicago (EE.UU.), mostró que la estimulación mental está relacionada con una tasa menor de deterioro cognitivo, aunque se necesitan más invesigaciones al respecto.
  8. Fe y solidaridad
    La reina lleva el título oficial de Defensora de la Fe en Reino Unido y se considera que es una cristiana comprometida. En el prólogo del libro The Servant Queen and the King She Serves («La reina servidora y el rey al que sirve»), publicado con motivo de su 90 cumpleaños, escribió que siente «muy agradecida a Dios por su gran amor». La creencia religiosa está vinculada a una vida longeva, aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es la conexión; podría tratarse del apoyo de la comunidad o de que nos hace sentirnos más optimistas. La monarca británica preside más de 600 ONG, como el Centro de Investigación del Cáncer de Reino Unido o la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales (RSPCA, por sus siglas en inglés). La Charities Aid Foundation reveló que en 2012 la reina ayudó a recaudar £1.400 millones (más de US$2.000 millones) en causas benéficas. Lo que llevaría a sus simpatizantes a decir que ayudar a los demás es otro factor a su favor: se cree que está relacionado con una vida más larga y reduce los niveles de depresión.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído