LAS COSAS DE LOS GUAPOS, RICOS Y FAMOSOS

Entre las pequeñas ‘manías’ de Meghan Markle está la de atesorar joyas carísimas

En cada aparición pública, Meghan Markle llama la atención por algo. Vaya sola o con el Príncipe Harry.

La prensa británica (sobre todo los tabloides) la vigilan noche y día y, ahora, les ha dado a los periodistas por meterse con una supuesta manía de la Duquesa de Sussex: las joyas.

Bastante ha dado de qué hablar el espectacular anillo de compromiso que, en su momento, le regaló el Harry, pero más está dando ahora el joyero de la royal.

Según los tabloides, tiene al menos 91 piezas -7 collares, 23 pulseras, 26 anillos y 35 pares de pendientes- y, todo, por un valor aproximado de 671.000 de euros.

Muy poco comparado con lo que tiene su real suegra, que entre lo que ha lucido durante el montón de décadas que lleva en el trono, destacan:

Tiara Fringe

Entre las más queridas y preciosas de Su Majestad está la elegante Tiara Fringe, incrustada de diamantes, que usó el día de su boda en 1947 y conocido por haber roto unas pocas horas antes de la celebración de la boda. En el cuello llevaba un collar de perlas de doble vuelta.

El diamante Cullinan

También están las extraordinariamente suntuosas joyas de gala utilizadas para la coronación: una de las gemas que componen la Corona Imperial de Estado es el diamante Cullinan II, de 317 quilates.

La tiara Lover’s Knots

Conocida como el nudo del amante de Cambridge, el adorno es, de hecho, una réplica de una tiara anterior.

Fue creada para la reina Mary en 1914 por la Casa de Garrand. Ella tomó como modelo una de su abuela, la Princesa Augusta, del tocado de Hesse, la original Knit Tiara de Cambridge Lover, que actualmente se cree que se guarda en alguna colección privada desconocida. La tiara Lover’s Knots era una de las joyas reales favoritas de Lady Di.
La reina Mary encargó la pieza, sacrificando una tiara de su propia colección de joyas, la Ladies of England Tiara, para hacerla. En 1953, Isabel II la hereda de su abuela, y en 1981 se la regaló a la Princesa Diana como regalo de bodas, que tuvo que devolverla al divorciarse del principe de Gales.

El collar Dagmar

Una de las joyas más notables de la Reina es el collar Dagmar de la Reina Alexandra. Un regalo del rey Federico VII de Dinamarca a la princesa Alexandra de Dinamarca para su boda en 1863 con el Príncipe de Gales (el futuro rey Eduardo VII).

Con una complicada estructura de guirnaldas y pergaminos que conectan medallones de diamantes y perlas, el collar fue realizado por el joyero de la corte danesa Julius Dideriksen. Lo forman 118 perlas y 2.000 diamantes engastados en oro.

La Tiara Vladimir

Una de la más conocida y utilizada de la colección real, formada por quince círculos de diamantes dentro de los cuales cuelga una perla en forma de pera.

Creada en 1880 para Maria Alejandrina de Mecklemburgo-Schwerin, casada con el tercer hijo del Zar Alejandro II, el Gran Duque Vladimir de Rusia. En el año 1921, la Reina María compraría muchas de las joyas de la colección de la Gran Duquesa, entre ellas, la tiara.

La Reina Isabel ha usado en múltiples ocasiones la tiara Vladimir durante su reinado, tanto en su forma original, como con esmeraldas sustituyendo las perlas originales, e incluso en una forma más simple, sin nada dentro de los círculos.

Tiara Alexandria Kokoshnik

Una tiara completamente clásica desde una perspectiva de diseño, formada literalmente por una pared de diamantes.

Como curiosidad, su forma ovalada permite que pueda usarse sobre la cabeza o alrededor del cuello. La tiara de diamantes ha demostrado ser una pieza versátil de la colección de la Reina, en parte porque combina muy bien con muchas otras gemas. En la foto, la llevó con el collar de Greville, pendientes de Cartier, y el broche Lover’s Knot.

Collar de diamantes donado por el rey Khalid de Arabia Saudita

Como su nombre indica, el dador fue el Rey Khalid, que reinó desde la muerte de Faisal en 1975 hasta su propia muerte en 1982. Khalid le regaló el collar a la Reina en 1979, cuando hizo una visita de estado a Arabia Saudita. En febrero de 1982, la Reina usó el collar Khalid para el estreno de la película Ausencia de Malicia , aunque el collar fue ligeramente encubierto por un lazo en el escote de su vestido. Hecho de diamantes engastados en platino, el collar de flecos cuenta con 20 colgantes de diamantes en forma de pera que irradian desde la banda central de diamantes.

Granny’s Tiara

Para las ocasiones formales, la reina opta por un conjunto compuesto por gargantilla, pendientes y la inevitable tiara. La diadema, conocido cariñosamente como “Granny’s Tiara”(Tiara de la abuelita) es con la que aparece la Reina en las libras esterlinas y la suele usar durante las visitas reales como el viaje a Bangladesh en 1983 y, más recientemente, en Alemania en 2015.

Tiara Birmana Garrard

La tiara de rubí fue hecha por Garrard en 1973. Los rubíes utilizados en la fabricación esta pieza provienen de un regalo de bodas del pueblo de Birmania. El regalo incluía 96 rubíes, todos los cuales están ahora en la tiara. La gente birmana cree que los rubíes ayudan a proteger al usuario de las 96 enfermedades que pueden afectar al cuerpo humano; definitivamente querían asegurarse de que Isabel II permaneciera sana y saludable. Los rubíes y los diamantes estan engarzados en una serie con forma de rosas, y si conoces la historia inglesa, reconocerás una rosa heráldica que combina pétalos blancos y rojos como símbolo de los Tudor.

La Corona de Jorge IV.

Esta diadema de diamantes perteneció al Rey Jorge IV. Aunque hoy día es usada exclusivamente por reinas británicas, en realidad fue hecha para un rey. Jorge IV usó la corona, que presenta rosas inglesas, cardos escoceses y tréboles irlandeses, en su camino a la Abadía de Westminster para su coronación. En esa ocasión, la diadema se usó con un gran gorro de terciopelo púrpura, que estaba adornada con una pluma de avestruz. La corona ha sido alterada ligeramente tres veces diferentes en los últimos dos siglos: para las coronaciones de Victoria (1838), Alexandra (1902) y la Reina Madre (1937).

Broches

Usados con la modestia que las gemas de tales dimensiones permiten, la soberana prefiere elegir una sola joya para combinar con un conjunto en lugar de usar demasiado oro y gemas, sin omitir obviamente el omnipresente broche, como el Williamson con la forma de un narciso jonquil de diamante rosa que le encanta usar sólo sobre la solapa del abrigo.

Collares de perlas

Aunque tal vez la joya más asociada a la Reina británica -hasta el punto de convertirse en casi parte integral de su uniforme diario- es el collar de perlas, su favorito es un modelo relativamente sobrio que su abuelo, el rey Jorge V, le regaló cuando era niña.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído