Las parejas que parecían perfectas, vivían un infierno en la intimidad

Los amores más tóxicos de los famosos: historias de drogas, violencia y abusos

Los amores más tóxicos de los famosos: historias de drogas, violencia y abusos
Justin Bieber y Selena Gómez PD

Cuando se piensan en amores tóxicos entre las celebridades unos de los primeros nombres que saltan en la cabeza son los de Justin Bieber y Selena Gómez. No es secreto para nadie que su historia no era un cuento de hadas y que, por el contrario, estaba llena de demonios. Un sube y baja de emociones donde se vivieron rupturas, fotos de Justin Bieber divirtiéndose con modelos, mientras Selena enviaba misteriosos mensajes en redes sociales; reencuentros, risas y de nuevo el llanto.

Quizás la última en admitir abiertamente y en público todo el dolor que enfrentó en su relación fue la propia Selena, quien apenas hace unos días declaró en una entrevista para NPR que sufrió de “abuso emocional”. Sin querer mostrarse como una víctima, Gómez expresó que necesitaba hablar de alguna manera de todo aquello que vivió con Justin. El cantante admitió su culpa, aunque sin mencionar el nombre de Selena, en un mensaje en Instagram que compartió en septiembre del año pasado.

“Empecé a consumir drogas muy fuertes a los 19 y abusé en todas mis relaciones. Me volví resentido, irrespetuoso con las mujeres y enojado. Me volví distante a todos los que me amaban y me estaba escondiendo detrás de un caparazón”. Ya en una entrevista anterior, Bieber reconoció que no trató con respeto a las mujeres en su época más salvaje, donde incluso habló de su adicción al sexo.

A pesar de los constantes escándalos de su relación sentimental, no es la única dupla de famosos con ingredientes de pasión sin control, violencia, abusos y llanto.

Chris Brown y Rihanna.

La pareja vivió una verdadera pesadilla el 8 de febrero de 2009. Ambos viajaban en un auto y una discusión pronto alcanzó niveles extremos de violencia. Chris dio un puñetazo a Rihanna, quien terminó con heridas graves. La foto de la cantante con el rostro hinchado le dio la vuelta al mundo del entretenimiento y Brown enfrentó cargos por agresión y amenazas criminales por los que fue sentenciado a trabajo comunitario y terapia para controlar su ira.

“Nos peleábamos. Me golpeaba, la golpeaba y eso nunca estuvo bien”, confesó Brown sobre la violencia que impregnó su romance desde siempre. “Había un punto en que hablábamos sobre eso y era ´¿qué demonios estamos haciendo?’, como de ‘No me gusta que me abofetees. Si subo al escenario y tengo un rasguño en la cara y debo explicarlo de’oh, me caí’, Si tú tienes una herida o moretón debes ponerte maquillaje’”. Pero nunca pudieron poner final a su círculo destructivo y la bomba explotó aquella noche.

Según Brown, la pelea comenzó porque Rihanna se puso celosa de que la ex del cantante apareciera en una fiesta previa a los Grammy en la que ambos estaban: “Recuerdo que ella trató de patearme, pero entonces yo realmente la golpeé. Con el puño cerrado y se le reventó el labio. Cuando vi eso estaba en shock, era como de ‘¿qué hice?’. Ella estaba escupiéndome sangre al rostro y eso me enfureció aún más. Es una pelea real en el coche y vamos manejando en la calle. Me agarró las bolas y cuando hizo eso le mordí el brazo mientras seguía tratando de conducir”.

La vida finalmente los llevó por caminos distintos.

Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil

Si bien el comportamiento de Amy Winehouse nunca fue el de una chica «convencional», para quienes estaban cerca de ella fue evidente que su romance con Blake la llevó a tocar fondo. “Sin mí no hay duda de que ella nunca se habría hundido”, reconoció Fielder-Civil, pero eso no le impidió acercarse una y otra vez a la estrella británica.

Empezaron a salir en 2005 y para 2007 ya eran marido y mujer. Peleas, conflictos y separaciones eran la constante en su turbulenta relación, pero Amy no estaba dispuesta a dejarlo ir. Fielder-Civil sabía que era una mala influencia para Amy. «Cometí el error de mi vida consumiendo heroína frente a ella. La introduje a la heroína, el crack, la cocaína y la autodestrucción. Me siento más que culpable. Sabía que había arruinado algo hermoso. Todo fue mi culpa. Ahora tengo que dejarla para asaltar su vida».

Amy finalmente logró separarse de Blake, pero el oscuro vínculo que los unía (las adicciones) nunca se borró. La cantante británica falleció el 23 de julio de 2011 por una congestión alcohólica.

Sean Penn y Madonna

Las discusiones entre ambos eran comunes y los estallidos violentos de Sean parecían ir escalando. Se dijo incluso que abrió de un puñetazo un boquete en la pared en medio de una escena de celos por la cercanía entre Madonna y Prince. Entre todas las historias surgidas a su alrededor se dice que el 28 de diciembre de 1988, en medio de un nuevo estallido de celos, Sean ató a Madonna a una silla, amordazándola, y la mantuvo allí durante ocho horas, golpeándola repetidamente hasta que ella logró escaparse y llamar a la policía, pero la cantante echó abajo cualquier especulación, pues en diciembre de 2015, en una declaración por escrito ante un juzgado de Nueva York expresó:

“Desde luego tuvimos más de una acalorada discusión durante nuestro matrimonio, pero Sean nunca me ha golpeado, atado o atacado psicológicamente, y cualquier información contraria a eso es completamente indignante, maliciosa, imprudente y falsa”.

Lo cierto es que para el 25 de enero de 1989, apenas unos días después de la supuesta agresión, ya estaban divorciados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído