ES EL PLAN QUE "MÁS FELIZ ME HACE"

Un día de vacaciones con… Carmen Lomana: fantástico ático, paparazzis y jornada playera en Marbella

Acompañamos a la socialité en un día de su tradicional escapada marbellí

Un día de vacaciones con... Carmen Lomana: fantástico ático, paparazzis y jornada playera en Marbella

Aunque el norte de España es para Carmen Lomana un «paraíso al que siempre me hace feliz volver», su tradicional escapada marbellí representa, verano a verano, una costumbre inalterable. «Es tiempo de paz y descanso», me comenta segundos después de saludarme con el codo y darme la bienvenida a su espectacular ático con vistas a la «montaña mágica» y ubicado en un entorno natural envidiable. «¡Qué maravilla!», exclamo; «Una gozada, de verdad, si nos confinan, yo aquí sería feliz», replica ella en tono jovial.

Tras disculparse por no besarme en las mejillas y agregar que, desde que brotara la pandemia del coronavirus, no lo hace porque da prioridad a «cuidarse, no contagiar y no contagiarse», me invita a pasar, y me muestra, estancia por estancia, su glamurosa vivienda.

«Me gusta despertarme aquí, ver este paisaje y sentir el agua», agrega, al tiempo que me invita a tumbarme en una confortable hamaca que, sin duda alguna, llevaba mi nombre.

No vacilo. Me acomodo y me ofrece un vaso de limonada casera. «Estaba sedienta, hace un calor…», pienso, cuando, como si acabara de leerme la mente, espeta que Málaga se encuentra en plena alerta amarilla por calor.

«¡Por eso voy en bikini todo el día! Donde esté un bikini… Con él sientes el sol en todo el cuerpo, sin embargo, el traje de baño da frío cuando sales del agua», añade, aunque se muestra especialmente irritada con las críticas y «ataques» de «algunas chicas» en redes sociales por el simple hecho de ponérselo. «¿Quién dijo sororidad entre mujeres?», se pregunta titubeante.

Lo peor de las vacaciones: los posados robados

En la misma línea, Carmen se postula en contra de «los ojos que espían y te hacen fotos», algo que lleva «fatal» en general, pero este año en especial. «Será el confinamiento que me ha creado un gran sentimiento de privacidad», reflexiona. Trato de indagar en el ‘tema paparazzis’ y ella termina reconociendo que los últimos meses «no han sido buenos para ellos, todos confinados, así que…». «¿Así que…?», continúo yo. «Tiro la toalla, que hagan lo que quieran», concluye.

Consciente de que nunca terminará de «disfrutar de mi soledad» al cien por cien, la colaboradora cambia el chip y me recomienda algunos restaurantes de la zona, como el multiespacio Breathe, el moderno Kava y su exquisita tarta de queso o el Soleo Marbella Beach Club. «Me lo apunto», apostillo mientras abro la app ‘Notas’ en mi iPhone. También me aconseja contemplar los atardeceres desde el paseo marítimo y alguna que otra tienda de ropa. «Seguro que no me lo puedo permitir», recapacito, así que eso no lo anoto.

Seguimos sentadas en el mismo lugar; yo en la tumbona y ella, frente a mí, en un curioso banco de madera adornado con cojines de estilo étnico, cuando me invita a conocer «el azul» del mar de Marbella, así que cogemos los bártulos y vamos directas a la arena. «Ah no, a las tumbonas», me corrijo al ver el «ideal chiringuito» al que llegamos. Carmen repasa: «Maravillosa temperatura, agua tonificante, comida espectacular y cremas protectoras»; desde luego, no nos falta de nada. «Así podría estar todo el rato», reconoce, sin olvidar apuntar que este plan es lo que «más feliz me hace».

Vividora ante todo

Pero, después de unas horas de charla, enuncia una frase con la que sé que cerraré nuestra jornada, al menos en mi mente: «La vida es para vivirla y para rodearse de buenas vibraciones, el resto ‘go away'».

«Lo de hoy ha sido muy fuerte», repasa ella después de todo. «¡Y tanto que sí!», respondo yo al más puro estilo Ana Milán en sus directos de cuarentena. Y, así, «tumbada en posición de verano», me despide con una sonrisa de oreja a oreja y un «ha sido un placer» que difícilmente borraré de mi entendimiento. Nos vemos en Madrid, Carmen.

(Este texto está parcialmente ficcionado y literaturizado, de modo que las frases directas atribuidas a los protagonistas están extraídas de fragmentos que ellos mismos han compartido y hecho públicos a través de la Red).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído