UNA VIDA DE PELÍCULA

Convivencia con 71 leones y brutal acoso sexual a su madre: la peligrosa y surrealista infancia de Melanie Griffith

La intérprete protagonizó 'El gran rugido', un filme en el que los protagonistas debían interactuar con animales salvajes reales

Convivencia con 71 leones y brutal acoso sexual a su madre: la peligrosa y surrealista infancia de Melanie Griffith

Aunque la infancia de Melanie Griffith comenzó siendo común y ordinaria -dentro de lo que supone ser hija del gran Peter Griffith y de la reconocida modelo Nathalie Hedren-, pronto dejó de serlo, y la razón mucho tuvo que ver con el divorcio de sus padres. Eso implicó la mudanza de su progenitora a California, a la otra punta del país, pues, hasta el momento, la familia había residido en Nueva York.

View this post on Instagram

Me and my Mama 1962 💫

A post shared by MELANIE (@melaniegriffith) on

En busca de una nueva vida, Nathalie cambió de nombre -se autobautizó Tippi- y terminó protagonizando ‘Los pájaros’, de Alfred Hitchcock, una funesta experiencia que le hacía llegar a casa llena de rasguños y moretones a causa del terrible maltrato al que el director le sometía. Pero el cineasta -a quien Tippi se refrió más tarde como «cerdo gordo»- también hizo lo propio con la pequeña Melanie, a quien regaló una siniestra réplica de su madre en forma de muñeca vestida de verde y guardada en lo que aparentaba ser un ataúd en miniatura. Aquello jamás se borró de la mente de la niña, que todavía, a día de hoy, le causa escalofríos.

Con el paso del tiempo, su madre se casó con el agente y director estadounidense Noel Marshall, con quien desarrolló su sensibilidad con el mundo animal, en particular con leones y tigres desamparados. Pronto decidieron adoptar en casa a Neil, un león abandonado de 180 kilos que protagonizó varios anuncios y se convirtió en la mascota de la ya adolescente.

Cuando Marshall quiso llevar a la gran pantalla ‘El gran rugido’ -un filme en el que los protagonistas debían interactuar con leones y tigres reales-, decidió que los mejores intérpretes que podría fichar serían Melanie y sus propios vástagos, John y Jerry. Así, los pequeños comenzaron a convivir con 71 leones, 26 tigres, 10 pumas, 4 leopardos, 2 elefantes y demás criaturas no domésticas.

Aunque mantener ese estilo de vida significó la venta de todas las propiedades del clan y un infierno en el plano laboral -70 miembros del equipo, incluidos ellos mismos, resultaron heridos por las peligrosas conductas de los felinos-, ‘El gran rugido’ se estrenó el 30 de noviembre de 1981, recaudando tan solo dos millones de dólares de los once que se invirtieron.

“No fue hasta varios años después que me di cuenta qué ingenua y estúpida fui. Me dominó la emoción, el asombro, el desafío, la pasión y la visión de hacer nuestra película y compartir mi vida con estos magníficos animales salvajes, y dejé a un lado la lógica”, reconoció Tippi, que hoy, tras comprobar las secuelas psicológicas que dejó a todos esta surrealista rutina, se declara absolutamente en contra de aceptar a animales salvajes como mascotas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído