La presentó en 2002 en el Juzgado nº 6 de Alcobendas.

Irma Gómez, la niñera de Rocío Carrasco que denunció a Fidel Albiac por maltratador, sale del armario

Decía haber presenciado malos tratos tanto físicos como psíquicos de Fidel a su novia Rocío: ‘la llamaba mongola y retrasada mental’

Irma Gómez, la niñera de Rocío Carrasco que denunció a Fidel Albiac por maltratador, sale del armario
Rocío Carrasco, Fidel Albiac e Irma Gómez PD

Es como retorno al pasado o un nueva edición del serial ‘los fantasmas salen del armario’.

Y se paren, en ocasiones como esta, mucho a los del presente.

Basta comparar lo que suelta por su boquita Rocío Carrasco en el docudrama, donde se ha despachado a gusto detallando los supuestos malos tratos que le inflingía Antonio David Flores hace 20 años y la denuncia que interpuso, hace también casi dos décadas, por la niñera paraguaya de sus hijos contra el entonces su novio Fidel Albiac.

Quien levantó la liebre en 2002 fue la revista Hola, publicando la denuncia interpuesta por Irma Gómez, niñera de Rocío y David Flores Carrasco en 1999 y 2000.

La presentó en el Juzgado nº 6 de Alcobendas.

Afirmaba la tal Irma que en el período en que estuvo a tiempo completo en la casa, convivía día a día con Rocío Carrasco y con Fidel Albiac en Encinar de los Reyes y los hechos fueron posteriores al accidente de coche que casi le cuesta la vida a la hija de Rocío Jurado.

En ese período de tiempo decía haber presenciado malos tratos tanto físicos como psíquicos de Fidel a su novia Rocío: ‘la llamaba mongola y retrasada mental’.

Esto sucedía siempre que la hija de la Jurado no opinaba igual que su novio, entonces y según la denuncia, Fidel la insultaba y le ponía la zancadilla para que cayera al suelo, propinándole además bofetones, humillándola y vejándola psíquicamente.

En octubre de 2002, varias revistas del corazón recogieron el asunto, reproduciendo frases como:

«Teníamos que coger a los niños y marcharnos a casa de la madre» (Rocío Jurado). «En las dos ocasiones era evidente que había sido objeto de agresiones físicas, porque así lo demostraba el morado que tenía en el ojo o su ligera cojera al andar».

«No pasaba mes y medio sin que se produjera uno de esos ataques que generalmente se originaban a raíz de cambios de humor por parte de Fidel al leer alguna declaración en relación a su persona en algún medio».

«En una de las discusiones, cuando vivíamos en El Encinar de los Reyes, tuve que tirar una televisión destrozada, tres láminas del somier y una caja de cartón en la que había ropa de Fidel cortada en trocitos pequeños el día anterior, noche en la que vino a casa Rocío Jurado y a ella no la dejaron subir al piso. Eso fue posterior al accidente de tráfico».

Tanto Rocío como Fidel negaron los hechos. Fidel nunca fue condenado, como tampoco lo ha sido Antonio David Flores.

EL EMBROLLO EN EL JUZGADO

Irma Gómez, la niñera paraguaya que en 2002 se ocupaba de los pequeños Ro y David, acudió al Juzgado número 6 de Alcobendas, para presentar una denuncia contra Fidel Albiac.

Aseguraba haber sido testigo de agredir físicamente a la hija de Rocío Jurado:

La denuncia dice así:

  • Habiendo sido empleada del hogar en el domicilio de Rocío Carrasco y Fidel Albiac durante los siguientes periodos: desde noviembre del 99 a mayo del 2000, aunque regresaba de manera esporádica a la casa, siendo mi último día el 31 de julio de 2002. Convivía con Rocío y Fidel en la misma casa cuando se produjeron los hechos de los malos tratos de Fidel hacia Rocío Carrasco:
  • Los malos tratos que yo presencié eran tanto físicos como psíquicos. Fidel le agredía físicamente, le insultaba, le ponía en más de una ocasión la zancadilla para que se cayera, le daba cachetadas, la provocaba para irritarla, le humillaba, la menoscababa psicológicamente.
  • Esto lo hacía de manera cíclica, no pasaba mes y medio sin que se produjera uno de esos ataques que generalmente de originaban a raíz de cambios de humor por parte de Fidel al leer alguna declaración en relación a su persona en algún medio de prensa.
  • Fidel le llamaba retrasada mental, mongola, en los casos en los que ella no opinaba como él, y en dos ocasiones, a raíz de estas discusiones, teníamos que coger a los niños y marcharnos a casa de la madre. En las dos ocasiones era evidente que había sido objeto de agresiones físicas, porque así lo demostraba el morado que tenía en el ojo o su ligera cojera al andar.
  • En una de estas veces que salimos en dirección a La Moraleja supuestamente él tenía que marcharse con sus cosas y abandonar la casa. En una ocasión, en una de las discusiones, cuando vivíamos en el Encinar de los Reyes, tuve que tirar una televisión destrozada, tres láminas del somier y una caja de cartón en la que había ropa de Fidel cortada a trocitos pequeños el día anterior, noche en la que vino a la casa Rocío Jurado y como bien recordará ella no la dejaron subir al piso. Lo del Encinar fue posterior al accidente de tráfico. Yo fui testigo de las peleas, broncas y malos tratos porque estaba en la misma casa de Rocío y Fidel.

Los tribunales no estimaron la demanda de la niñera por falta de indicios, pero Albiac se querelló contra la niñera. El Juzgado número 14 falló a favor de la paraguaya y Fidel Albiac se batió en retirada, sin llegar a recurrir.

Accidente

En el año 2000, Rocío Carrasco y Fidel Albiac sufrieron un accidente a bordo de un Mercedes descapotable que marcó un antes y un después en la vida de ambos. El siniestro tuvo lugar en el término municipal de Pinilla del Valle, cerca de Rascafría. Ella, que tenía 22 años, sufrió un traumatismo craneoencefálico, con levantamiento del cuero cabelludo, y fractura en una vértebra. El Mercedes 230 en el que viajaba junto a Fidel Albiac, su novio, había volcado, aparentemente por exceso de velocidad.

Según contaba Irma entonces, y no en un plató sino en la denuncia que interpuso, Rocío Jurado estaba al tanto de aquellas agresiones y por eso no soportaba al joven que ejercía como yerno.

«Denuncié a Fidel por lo que vi y conté», repetía la niñera, pero Albiac se querelló por injurias y calumnias y Fidel apeló en segunda instancia pero luego reculó:

«Después de una conversación que tuve con ellos, decidió retirar los cargos», contó la cuidadora años después, dejando caer que si bien en un principio los niños eran menores, cuando Rocío Flores hace apenas en 2014 cumplió los 18 años, ya podía actuar como testigo.

Las declaraciones de Rocío Carrasco han traído a la luz parte del pasado que rodea al drama vivido por la hija de La Más Grande. Antonio David, padre de sus hijos, Rocío y David, ha anunciado acciones legales tras la emisión de los dos primeros capítulos del documental protagonizado por su ex.

Hablaba una emocionada Rocío Carrasco en su entrevista sobre su marido Fidel Albiac, del que decía:

«Ha sido mi apoyo, mi terapia, un corazón abierto sin pedir absolutamente nada».

Esta declaración confirma su entrega al hombre que no solo la acompaña hace ya 20 años.

El sevillano Albiac es quien lleva sus asuntos económicos, quien contrata sus apariciones en programas de televisión, con escaso éxito algunos, y quien ha negociado con Mediaset estas primeras y explosivas declaraciones repartidas en fascículos, por las que se dice que la pareja podría haber percibido una fortuna.

Él es quien sin apenas estudios en su modesta vida en Sevilla, hizo la carrera de Derecho a distancia, con el fin de dedicarse a demandar a quien haga falta.

La mayor parte del esfuerzo de este abogado se ha dirigido contra Antonio David Flores, padre de los dos hijos de su esposa.

El resultado puede suponer la ruina económica del ex guardia civil e incluso existe la posibilidad de que acabe en prisión. Malas noticias no solo para el malagueño sino para su esposa Olga Moreno, quien ha cuidado durante años a Rocío Flores Carrasco y David Flores Carrasco, los dos nietos de Rocío Jurado.

Vuelve la niñera

Ahora aquella niñera vuelve a la palestra con unas explosivas declaraciones, un ataque directo contra el hombre que sustituyó al ex guardia civil malagueño en el corazón de la hija de Rocío Jurado. Hace unos días, Irma concedió una entrevista exclusiva a una periodista, y arremete de nuevo contra Fidel y Rocío, desvelando nuevos episodios conflictivos que, según ella, ocurrían en esa casa. Los vivió directamente, aquí no existen fuentes paralelas, y lo que cuenta es terrible. Un terremoto.

Irma coincidió con el matrimonio Albiac Carrasco esos tres años bajo el mismo techo. Los niños tenían cuatro y dos años, y Fidel ya formaba parte de la vida de Rocío.

Y las cosas no parecían ser tan idílicas como ellos cuentan.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído