Los asaltantes de Begur se llevaron al niño como rehén para proteger la fuga

(PD/Agencias).- Los Mossos d’Esquadra han descartado la hipótesis de que los cinco asaltantes magrebíes que el viernes se llevaron a un niño de cuatro años de su domicilio de Begur (Gerona) tuvieran, en principio, la intención de secuestrarlo sino que lo utilizaron como garantía para «asegurarse la huida».

Una banda magrebí detrás del asalto

Los Mossos de Esquadra mantienen el fuerte dispositivo policial para localizar a los cinco encapuchados que en la tarde de ayer secuestraron en su casa a un niño de 5 años en Begur (Baix Empordà) y trabajan con la hipótesis de que se trata de jóvenes magrebís que hablan catalán.

Según fuentes cercanas a la investigación, la hipótesis se basa en el testimonio del padre del niño, el empresario de la construcción Lluís Marqués, que relató que los captores hablaban un catalán con fuerte acento marroquí.

Los agentes creen que la primera intención de los secuestradores no era secuestrar al pequeño, pero que los acontecimientos se precipitaron cuando no pudieron conseguir dinero.

Otra de las hipótesis que toma más fuerza en la investigación es que se trate de una venganza personal, ya que hace tres meses la inmobiliaria propiedad del padre del pequeño sufrió otro atraco similar.

ENCUENTRAN SANO Y SALVO AL NIÑO
Marc Marqués Selva, de 4 años, secuestrado sobre las ocho de la tarde del vienes por cinco encapuchados armados en su casa de Begur (GErona) donde estaba con su padre, fue localizado esta madrugada sano y salvo, 7 horas después de su captura.

El niño fue encontrado a las tres de la madrugada del sábado, por los mossos d’Esquadra en una vía secundaria de Fontanilles (Girona), donde le abandonaron sus raptores.

El pequeño Marc fue encontrado «bien y tranquilo» dentro de un turismo Suzuki Vitara, propiedad de su padre y que sus secuestradores sustrajeron del domicilio familiar, en la huida que emprendieron junto a otro coche «grande y de color oscuro» tras haber intentado, sin éxito, robar dinero de la caja fuerte en la casa de sus padres, informó a Efe la policía local.

El niño, que en el momento de su rescate estaba en buen estado de salud aunque se quejaba de frío, fue trasladado, por la dotación de los mossos que le encontró, a un centro sanitario de Cap de Palafrugell, cerca de Begur, para ser examinado por los médicos, informaron a Efe fuentes de la investigación.

En este centro clínico el pequeño se reencontró con sus padres, Maite Selva, de unos 30 años y empleada del ayuntamiento de Begur, y su esposo, el empresario de la construcción Lluis Marqués, de unos 60, quienes le llevarían de regreso a su hogar en la zona residencial de Mas Prats.

Los hechos ocurrieron poco antes de las ocho de ayer, viernes, cuando cinco hombres vestidos de negro, con capuchas y armados con pistolas y cuchillos, secuestraron a Marc en su chalet de la zona de Mas Prats, de Begur, localidad residencial de unos 3.000 habitantes de la costa Brava gerundense.

Los encapuchados, que entraron en el chalé familiar tras matar al perro de la familia, al que cortaron el cuello con un cuchillo, y rociar el interior de la casa con un spray de ‘defensa personal’ huyeron, llevándose al niño.

Según dijeron a Efe fuentes de la investigación, los asaltantes utilizaron dos vehículos en su huida: uno muy oscuro y de gran tamaño, y el otro, propiedad del empresario, que se encontraba en el jardín de la residencia donde estaba con las llaves de contacto puestas.

La madre de Marc alertó a la Policía local de que a su hijo se lo estaban llevando unos desconocidos mientras hablaba por teléfono con su marido. Y dijo que había oído gritos y voces de amenazas de los secuestradores.

En el momento del secuestro, Maite se encontraba en un centro comercial de esta zona de la Costa Brava haciendo unas compras y llamó a su domicilio justo en el momento cuando se estaba produciendo el asalto de los encapuchados.

Se da la circunstancia de que el padre de Marc sufrió, hace tres meses, un atraco con el mismo procedimiento en la oficina de su empresa de construcción, ubicada en Begur. Según informaron a EFE fuentes de la investigación, en aquella ocasión, también un grupo de encapuchados armados con pistolas se llevaron una cantidad no determinada de dinero de la caja fuerte de las oficinas de la empresa de construcción ‘Marques & Williams’ de la que es propietario Lluis Marqués.

Agregaron las fuentes que el empresario, natural y residente de Begur, donde es muy conocido», prestó declaración esta madrugada en ante los de los Mossos d’Esquadra en la comisaria de la localidad gerundense de La Bisbal.

La Policía investiga la autoría y circunstancias de los hechos, y las fuentes de la investigación señalaron que Marqués, ha asegurado que «jamás» ha recibido amenazas «y menos por parte de alguien de origen magrebí» y que en su empresa «tiene muchos empleados norteafricano con los que guarda muy buenas relaciones».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído