La cuarta organización mafiosa más importante del mundo campaba a sus anchas en España

La cuarta organización mafiosa más importante del mundo campaba a sus anchas en España

(PD).-Los veinte ciudadanos rusos detenidos, acusados de dirigir la banda rusa Tambovskaya – Malyshevskaya, ordenaban asesinatos y organizaban el tráfico de drogas, armas e influencias desde sus lujosas residencias en la Costa del Sol y otros puntos de la geografía española.

La Fiscalía considera la trama desarticulada como la de «superior relevancia en el plano cualitativo y cuantitativo a nivel mundial», mientras que el Ministerio del Interior dice que es «uno de los grupos criminales rusos más importantes del mundo». Esos delitos eran cometidos en el extranjero, pero los mafiosos utilizaban España para blanquear capitales.

Además, la red se dedicaba a la extorsión, el cohecho, las negociaciones ilegales, el contrabando de cobalto y de tabaco y las palizas por encargo, entre otros delitos. Los mafiosos utilizaban asesores jurídico-financieros y economistas españoles, según la Fiscalía, para canalizar en España el dinero obtenido de su actividad delictiva en el extranjero.

La tarea de esos asesores era «legitimar» los capitales procedentes del crimen, blanquearlos e integrarlos en el sistema financiero regular mediante ampliaciones de capital y prestamos intersocietarios, tránistos dinerarios a paraísos fiscales e inversiones en otros países, como Alemania.

Estas actividades en España son delictivas ya que suponen subvertir la legislación societaria y mercantil, según el Ministerio fiscal, eludiendo el pago de impuestos, lo que tiene consecuencias penales. La banda simulaba contratos y falsificaba documentos de tal forma que ocultaba la identidad de los titulares de los fondos.

Dos años de investigaciones

La investigación comenzó en el año 2006 centrándose en cuatro de los principales detenidos hoy, repartidos entre avtoriety (máximas autoridades criminales) y los vor v zakone (ladrones en ley). Los cuatro dirigían la organización a través del control de mandos intermedios y subordinados repartidos en distintos grupos por su país de origen.

A partir de las investigaciones iniciales se fue ampliando el círculo tirando del hilo de las «importantes estructuras financieras descubiertas», explica la Fiscalía. Los investigadores descubrieron que los delitos de la banda se cometían en Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos, mientras que los paraísos fiscales de la banda se localizaban en Chipre y Letonia.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído