«El Solitario» se declara «expropiador» de bancos y niega ser un asesino

(PD).- Jaime Giménez Arbe, más conocido como «El Solitario», se enfrenta desde ayer en Pamplona al juicio por el asesinato de dos guardias civiles en junio de 2004 en Castejón (Navarra).

En la primera sesión del proceso, declararon tanto el acusado, que negó los hechos y siguió con su rocambolesca versión según la que pertenecía a un grupo internacional de atracadores, como nueve testigos, uno de los cuales identificó a Giménez Arbe como el conductor del vehículo desde el que se disparó al coche patrulla de los agentes de la Benemérita Juan Antonio Palmero Benítez y José Antonio Vidal Fernández.

Abrió el proceso la declaración del encausado, que vestía sudadera negra, vaqueros y unas zapatillas de estar por casa y que lucía una larga melena. Giménez Arbe se mostró bastante locuaz y hasta un poco atrevido en algunos momentos.

Cuando le tocó responder a las preguntas de la acusación particular de las familias de los agentes asesinados, el atracador confeso afirmó que contestaba por respeto a los familiares y su dolor, pero negó ser el autor de los hechos.

A quien ni respondió fue a la acusación popular, argumentando que representaba a la Guardia Civil, de la que insinuó en todo momento que ha creado una versión oficial para condenarle.

«Expropiador de bancos»
Con sus palabras, El Solitario se calificó así mismo como un «expropiador de bancos» debido a su ideología «anarquista» y «antisistema». Además, mantuvo su rocambolesca versión según la cual perteneció a una banda internacional de «expropiadores» anticapitalistas.

Así, según él, el coche desde el que se disparó a los guardias en la tarde del 9 de junio lo conducía otro miembro de esa organización, formada principalmente por corsos.

Luego llegó el turno de los testigos. En total declararon ocho, de los cuales siete eran testigos protegidos. El testigo protegido número tres no reconoció el arma con la que presuntamente Giménez Arbe mató a los dos guardias civiles.

Y el testigo protegido número seis, un ciudadano extranjero cuyo coche se cruzó con el Suzuki desde el que se perpetró el crimen, reconoció en la sala -a través de una ventana con rejillas- a Giménez Arbe como el conductor del vehículo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído