«Podríamos tardar un año en conocer las causas del accidente»

"Podríamos tardar un año en conocer las causas del accidente"

(PD).- El director se seguridad del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC), Francisco Cruz, apunta la existencia de otros fallos en los sistemas del avión como posible causa del accidente del avión de Spanair registrado ayer en Madrid y que ha causado 153 muertos.

Cruz indicó a EFE que «no es lógico que con un fallo del motor el avión se estrelle, tiene que haber algo más», y esa posibilidad «puede corresponder a problemas en los sistemas hidráulicos o eléctricos».

Las razones exactas «es complicado conocerlas a corto plazo» y, según explicó el piloto, «se puede tardar meses y hasta un año en conocer las causas que motivaron el accidente», por lo que aconseja que se tenga cuidado a la hora de sacar conclusiones.

El accidente se registró en el momento del despegue y esa secuencia es una maniobra que, según Cruz, «entrenamos mucho en los simuladores», sobre todo la posibilidad de tener un fallo en uno de los motores.

La operación de despegue se lleva a cabo «metiendo motor» para llegar a «velocidad V1», es decir lo que se conoce como velocidad de decisión, y si por debajo de ella hay alguna incidencia, el comandante puede y debe abortar el despegue.

Si el incidente se produce por encima de esa velocidad «el comandante va al aire, llama al aeropuerto declarando emergencia y vuelve a aterrizar, porque con un sólo motor funcionando puede volar perfectamente».

En el caso del accidente, a juicio del Cruz, el comandante despegó y el motor hizo explosión justo en el momento de la velocidad de rotación, aunque «es extraño que con un fallo en un motor el avión no se mantuviese en el aire».

El avión accidentado, un MD82, tiene una vida de 15 años, y está considerado como muy seguro, y si bien las compañías aéreas están retirando toda la familia de los MD, según este piloto, se debe «no a que estén obsoletos», sino a que «consumen mucho combustible», en torno a un 25% más que un avión equivalente de nueva generación.

La fiabilidad de este tipo de aviones es «muy alta», como demuestra que entre 1959 y el 2007, tengan un índice pequeño de incidencias, de 0,52 accidentes por cada millón de despegues, según el miembro de COPAC.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído