Un conocido pederasta agrede a una niña en su tercer día en libertad

(PD).-El pasado 20 de agosto Marcelino Fernández Arnaiz salió de la prisión de Dueñas (Palencia), donde había cumplido una condena de cinco años por un delito de agresión sexual a menores. Sólo tres días después, se denunció este mismo delito que había sufrido una niña de seis años en Santander. Las investigaciones policiales condujeron hasta él, un hombre de 54 años y conocido como el «pederasta de Astillero», su localidad natal.

La agresión se produjo en pleno centro de la ciudad después de que el criminal ofreciera chucherías a un grupo de niños para que se fueran con él. La víctima accedió y el sujeto comenzó los tocamientos. Los gritos de un vecino pusieron en fuga al delincuente.

Fue detenido en su domicilio el 27 de agosto, donde permanecía en compañía de su madre, como presunto autor de la agresión y pasó a disposición judicial al día siguiente, cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Santander decretó su ingreso en la cárcel sin fianza por un delito de abuso sexual a menores.

El detenido -que permanece ingresado en la Prisión Provincial- acumula en su haber numerosos antecedentes por agresión sexual a menores desde el año 1980, y no es la primera vez que reincide tras salir de prisión o del psiquiátrico. Hasta la última vez, ha sido detenido en los años 1980, 1983, 1986, 1990, 1999, 2000, 2002 y 2003.

Cumplió íntegramente

Así, la última vez que fue condenado, en junio de 2005, cuando la Audiencia de Cantabria le impuso una pena de cinco años de cárcel, se debió a una agresión sexual a una niña también de seis años en Torrelavega, delito que cometió tres meses después de abandonar la institución mental donde estaba recluido.

Entonces, la Audiencia de Cantabria acordó aumentar la prisión preventiva hasta el máximo permitido, es decir la mitad de la condena. Según fuentes judiciales, el pederasta cumplió íntegramente la condena de cinco años que le fue impuesta, dado que llevaba preso por esta causa desde de julio de 2003 y salió de la prisión de Dueñas el pasado 20 de agosto.

En la sentencia, dictada por la Sección Tercera de la Audiencia, se recordaba que el acusado había sido condenado a internamiento en un centro psiquiátrico por abusos deshonestos en 1990, por delitos de agresiones sexuales y violación en 1991, y por abusos sexuales dos veces en el año 2000, además de en otras fechas anteriores.

En el fallo, que condenaba también al «pederasta de Astillero» al pago de 6.000 euros de indemnización a la familia de la niña, se tuvo en cuenta la agravante de reincidencia y la atenuante de alteración psíquica.

También se ponía de manifiesto que Marcelino Fernández tiene un coeficiente intelectual medio-bajo, sin retraso mental, pero «con falta de interiorización de reglas morales y sociales, pérdida de control de impulsos, trastorno secular de tipo parafílico» y «comportamientos conflictivos de larga duración» que modifican «ligeramente» su capacidad intelectual y volitiva.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído