Aparece muerta una joven en su cama con dos balazos en la cabeza

(PD).- La Guardia Civil investiga la muerte violenta de una joven de 17 años en la localidad alicantina de L’Alfàs del Pi. La menor fue hallada en la mañana de este sábado en su cama con dos disparos de escopeta en la cabeza.

Los servicios hospitalarios únicamente pudieron certificar su muerte, mientras la Guardia Civil mantiene abiertas todas las hipótesis y estudia las pistas halladas en la casa, una vivienda unifamiliar ubicada a un kilómetro de L’Afàs del Pi.

La vivienda estaba desordenada y desde el Instituto Armado sospechan que quien la revolvió lo hizo para justificar el cadáver tiroteado que yacía sobre la cama de una de las habitaciones. Los investigadores concluyeron que la muerte de la joven no obedeció a un robo al uso. Había algo más.

La investigación se centra en el entorno familiar y personas cercanas a este ámbito. Todos los parientes de la fallecida, sus allegados y compañeros de trabajo prestaron declaración este sábado en distintas instalaciones del cuartel de la Guardia Civil de Altea. Entre ellos estaban sus padres y su tío. Además, su novio también fue interrogado. Todos ellos estaban en dependencias separadas.

Las circunstancias en las que se produjo la muerte todavía no están claras pero de lo que no dudan los investigadores es de que no se debió a que la joven sorprendiera a unos supuestos ladrones.

Los facultativos alertaron a la Guardia Civil

Los agentes del Instituto Armado nunca barajaron la posibilidad de que se tratara de un suicidio, según las mismas fuentes, sobre todo por la ausencia del arma de fuego. Una de las primeras actuaciones de los investigadores tras conocer el suceso fue recibir testimonio a los padres, al tío y al novio de la chica.

Los agentes interrogaron a su compañero sentimental pero en ningún momento fue detenido, como apuntaron las mismas fuentes. El hallazgo del cadáver se produjo a última hora de la madrugada del viernes al sábado. Sus padres regresaban del restaurante del que son propietarios desde hace 20 años. La progenitora iba junto a una amiga.

Cuando ambas entraron se dirigieron hasta el dormitorio de la menor y la encontraron en su cama con dos tiros de escopeta en la cabeza. Después se pusieron en contacto con un centro hospitalario de la zona.

El único hermano de la víctima, de 22 años, la llevó en su coche al hospital comarcal de la Marina Baixa, en Villajoyosa, aunque allí no se pudo hacer nada por salvarla y poco después de las 13 horas se certificó la muerte.

Al parecer, los disparos fueron efectuados con la escopeta del padre de la familia, que la guardaba en el mismo domicilio.

Los facultativos contactaron con la Guardia Civil al comprobar las dimensiones del suceso. Pasadas las doce del mediodía del sábado, agentes del Grupo de Homicidios y de Información de la Comandancia de Alicante llegaron hasta la vivienda.

Tras el levantamiento del cadáver abrieron una investigación. Primero, precintaron la vivienda y recogieron todo tipo de pruebas que, más tarde, incorporaron a las pesquisas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído