La Policía libera a un joven por el que los secuestradores exigían un millón de euros

Las fuerzas de seguridad del Estado han liberado a Valentín Pérez González, de 23 años, secuestrado por una banda de delincuentes por el que estos reclamaban un millón de euros de rescate a su familia, a la vez que han sido detenidos los presuntos implicados.

La víctima estuvo retenida durante 24 horas en un garaje de una vivienda de Pezuela de las Torres, a unos 20 kilómetros de Alcalá de Henares (Madrid), donde fue encontrada por la Guardia Civil después de que un vecino oyera sus gritos, según fuentes policiales.

El joven fue secuestrado el pasado día 31 de julio, tras salir de su casa de Mejorada del Campo. Cuando iba al volante de su coche por las proximidades de la calle de O’Donnell de Madrid fue interceptado por un presunto coche camuflado de la policía, provisto de lanzadestellos y sirena. Varios individuos de paisano lo abordaron y se identificaron con placas de policía falsas antes de llevárselo esposado hasta el chalé. El coche tenía las luces de emergencia activadas, las ventanillas bajadas y las llaves en su interior.

Posteriormente, el padre recibió desde el teléfono de su hijo una llamada. En una breve conversación el hijo le informó: «Papá, ha pasado algo muy feo». Desde ese momento, el padre recibió más llamadas, realizadas desde teléfonos públicos, en las que un comunicante anónimo decía que si quería «volver a ver a su hijo preparara un millón de euros». La familia, que se dedica a la compraventa de automóviles, no disponía de una suma tan elevada, según fuentes policiales.

El secuestrado fue trasladado a un garaje, en el que permaneció constantemente esposado y con el único mobiliario de dos sillas y un cojín. 24 horas después, los secuestradores dejaron solo al rehén mientras ellos acudían a una cita para recoger parte del dinero. En ese momento, Valentín logró quitarse la mordaza y empezar a gritar en el momento en que pasaba por allí un vecino de la zona. Este oyó los gritos de socorro y avisó a la Guardia Civil, que liberó a la víctima sin ningún problema.

Las investigaciones posteriores, realizadas por la sección de Secuestros y Extorsiones de la Brigada Central de Delincuencia Especializada y Violenta, junto con el grupo XII de la Brigada Judicial de Madrid han permitido la detención de seis individuos y aún se está tras la pista de varios más. La vivienda donde estuvo retenido Valentín es propiedad de Trinidad J. B., con antecedentes delictivos, que hace 20 años fue compañera sentimental de un guardia civil.

VÍA EL PAÍS

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído