La Fiscalía de Córdoba pide 3 años de internamiento

Tres jóvenes intentan violar a la sacristana de una parroquia

Irrumpieron en el templo y gritaron: "Le vamos a enseñar a esta puta lo que es el respeto"

Tres jóvenes intentan violar a la sacristana de una parroquia
Policía nacional.

El mayor de los tres amigos se colocó delante de ella mientras los otros dos la sujetaban de los brazos para que le hiciera una felación

Les dio igual estar en una iglesia y menos aún, ante una mujer de 61 años que les pedía sólo respeto. La insultaron e intentaron abusar sexualmente de ella, sacristana de una parroquia de Córdoba.

La Fiscalía de Menores solicita tres años de internamiento en un centro de reforma para un joven de 17 años que en compañía de dos amigos intentó violar a la sacristana de una parroquia en Córdoba.

Los hechos se produjeron en el mediodía del pasado 7 de agosto. Los jóvenes irrumpieron en el interior del templo y empezaron a caminar sobre los bancos. En ese momento, entró la sacristana de la iglesia, una mujer de 61 años que se encontraba realizando tareas de limpieza.

«NO ME SALE DE LA POLLA»

Según relata el Ministerio Público en su informe provisional de acusación, la mujer sorprendió a los tres jóvenes, les reprochó su conducta y les pidió que se bajaran, a lo que uno de ellos contestó que «no les salía de la polla», como publica el Diario de Sevilla en el artículo: «Piden 3 años para un joven por abusar de la sacristana de una iglesia».

La víctima le dijo al individuo que «hablase con respeto» dado el lugar en el que se hallaban, a lo que el mismo repuso:

«Venid para acá, que le vamos a enseñar a esta puta lo que es el respeto»

Los jóvenes la sujetaron con fuerza por los brazos y la llevaron contra su voluntad hacia un rincón.»Actuando todos de común acuerdo», según el fiscal, y «guiados con el ánimo de atentar contra su libertad sexual y satisfacer sus deseos», el mayor de los tres amigos se colocó delante de ella mientras los otros dos la sujetaban de los brazos para que le hiciera una felación.

La entrada de una persona en la iglesia logró que los tres depusieran su actitud y se dirigieran a la puerta. La mujer llamó a su hijo, que acudió de inmediato y logró alcanzar a los jóvenes. La mujer presentó la denuncia aquella misma noche.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído