Cae una banda que iba a producir 500 kilos de cocaína en pleno campo de Toledo

La Policía Nacional ha detenido a siete personas como presuntas integrantes de una red de narcotraficantes que tenía intención de producir 500 kilogramos de cocaína al año en pleno campo de Toledo.

Según informó la Policía, la droga procedía de Venezuela, se almacenaba en Portugal y oculta en muebles se transportaba en contenedores hasta España. En Toledo se llevaba a cabo la transformación química del estupefaciente.

Dos de los arrestados mantenían contacto continuo con los responsables de la organización en Medellín (Colombia), que es desde donde se dirigía la organización.

La investigación se inició en el mes de mayo, cuando los agentes de estupefacientes tuvieron conocimiento de que un ciudadano colombiano, Giovanni de Jesús M.V., podría estar implicado en un delito contra la salud pública.

Tras complejas investigaciones, los policías dieron con el domicilio habitual de Giovanni M. y de su mujer, Ana Milena D.A., así como de otro inmueble donde pretendían ocultar la cocaína ya convertida en estupefaciente para su distribución.

REUNIÓN DE LA BANDA

Las gestiones posteriores permitieron a los agentes localizar una finca en la localidad toledana de Fuensalida, donde presumiblemente iba a estar asentado el laboratorio en el que se transformaría la pasta base de cocaína en estupefaciente para su comercialización.

Apenas unos días después los investigadores tuvieron la certeza de que la cúpula de la organización iba a reunirse en esta finca para procesar la droga, por lo que los agentes solicitaron los pertinentes mandamientos de entrada y registro, tanto de la nave donde se ubicaba el laboratorio como de los domicilios de los principales implicados.

Para la intervención, los investigadores contaron con el apoyo del Grupo Especial de Operaciones (GEO). En una rápida y controlada actuación los operativos policiales irrumpieron en la finca y consiguieron detener a los cuatro sospechosos, que hacían las veces de químicos.

Entre ellos se encontraba Carlos Alberto T.H., hombre de confianza de la organización y encargado de mantener informados a los cabecillas colombianos de las actividades desplegadas en España. También se hallaba Wilmar León C.N., quien acababa de regresar de Medellín (Colombia), donde viajó para recibir instrucciones de los responsables de la banda.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído