Mueren dos octogenarios tras ser olvidados durante horas en una furgoneta

Mueren dos octogenarios tras ser olvidados durante horas en una furgoneta
. EFE/Archivo

Dos hombres de 87 y 83 años con demencia senil y movilidad reducida, que iban en silla de ruedas, fallecieron este sábado tras permanecer durante al menos 11 horas dentro de una furgoneta en la que habían sido olvidados por el codirector de un geriátrico privado del municipio madrileño de Ciempozuelos.

El codirector del centro «Virgen del Consuelo», Luis Miguel Aranda, fue detenido por la Guardia Civil el mismo sábado por la noche y, tras ser procesado, fue puesto en libertad con cargos toda vez que en su primera declaración había reconocido los hechos, tiene arraigo en la zona y no hay riesgo de fuga, según informó la Policía Judicial al día siguiente al juzgado que instruye el caso, ha indicado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Aranda, acusado de dos delitos de homicidio por imprudencia, ha comparecido hoy ante la prensa en una sala de esa misma residencia.

Visiblemente nervioso y emocionado, el imputado ha explicado algunos pormenores del suceso, ocurrido el mismo día que cumplía 47 años.

Ha explicado que el sábado día 18 llegó sobre las nueve de la mañana a la residencia con la furgoneta del centro que empleaba para el traslado de ancianos y que, en primer lugar, se ocupó de los «abuelos con alzhéimer», de modo que «como siempre, como medida de prevención, se les llevó a la sala habilitada donde están los trabajadores del centro».

Tras ese traslado habitual Aranda solía bajar de nuevo al aparcamiento para ocuparse de los otros pacientes que estaban en la furgoneta en silla de ruedas.

Sin embargo, ha dicho, se produjo «una llamada de teléfono o una familia que demandaba información» que le distrajo y fue, ha agregado, la que le «apartó» de su «rutina».

Estos pacientes del centro de día «son abuelos que a veces vienen a veces no», ha explicado Aranda, por lo que los trabajadores no los echaron en falta: «Incluso en el parte diario figuraba que no habían venido», ha apuntado.

El responsable del traslado y codirector ha explicado también que fue él mismo quien encontró a los ancianos fallecidos cuando volvió a recoger sobre las ocho de la tarde la furgoneta, que estaba aparcada en el interior del recinto de la residencia, que cuenta con un aparcamiento.

Esta versión difiere de la que sostienen familiares de las víctimas, que aseguran que fueron ellos, tras echarles en falta, los que los buscaron y les hallaron dentro de la furgoneta.

Los cadáveres de los dos ancianos fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense para la práctica de la autopsia, pero los resultados que deben determinar la causa de las muertes aún no ha trascendido.

El Hotel Residencia Virgen del Consuelo fue creado en 1983, ofrece alojamiento y centro de día para personas mayores válidas y asistidas.

«Personal altamente cualificado atiende las necesidades de los residentes con profesionalidad y respeto», dice en su ‘web’, en la que añade: «La atención personalizada es el principio en el que se apoya la estructura de nuestro centro, un espacio abierto a la comprensión».

Fuentes de la Consejería madrileña de Familia y Asuntos Sociales han informado de que en las dos últimas inspecciones a las que se sometieron la residencia y el centro de día Virgen del Consuelo, en mayo de 2010 y agosto de 2009, no se detectaron ningún tipo de problemas ni quejas.

Uno de los ancianos ha recibido sepultura esta mañana en el cementerio de municipio y el cadáver del otro fallecido ha sido llevado hasta Lugo, lugar donde será enterrado por deseo de la familia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído