Imputado un alto cargo de Antifraude de Cataluña por cobrar sobornos de una trama de ‘narcos’

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona ha imputado al director del área de análisis de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Carles Quílez, por presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos, en el marco de una presunta trama relacionada con el tráfico de drogas en la que también hay mossos d’Esquadra imputados, según han confirmado a Europa Press fuentes judiciales.

Según consta en el sumario del caso, la organización se dedicaba al tráfico de sustancias estupefacientes, principalmente cocaína, con una clara estructura jerarquizada por niveles que tenía vínculos con un subinspector, un cabo y un agente de los Mossos, funcionarios de prisiones y confidentes policiales.

Ahora la trama se extiende hasta el alto cargo de la OAC, que supuestamente pudo haber recibido regalos a cambio de información.

De hecho, el informe policial de la División de Asuntos Internos (DAI), que consta en el sumario, considera demostrada «la vinculación de esta organización delincuencial con otros miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado –de diversos cuerpos policiales–, periodistas, y otras personas de relevancia de otros estamentos o entidades públicas».

En el grupo había un primer nivel donde se situaban los que daban las órdenes y directrices, entre los que están el confidente Manuel G.C., que no participaba directamente en el tráfico de drogas pero tenía una posición de superioridad y se valía de sus contactos con personas influyentes, además de beneficiarse de la actividad ilícita de la organización.

En este nivel estaban también Manuel B., Marco Antonio C., que se encargaban de la dirección operativa de la organización, y Juan Miguel B.

Por debajo de ellos estaban los que se dedicaban de preparar y almacenar la droga y en un tercer y cuarto estamento están los responsables de la distribución del estupefaciente, así como los pequeños traficantes y los consumidores finales.

17 DETENIDOS

La operación se saldó con 17 detenidos que ingresaron, a mediados de octubre, en los calabozos del Juzgado de Guardia en situación de incomunicación. Tras declarar, 10 de los detenidos ingresaron en prisión, entre ellos el subinspector de los mossos d’Esquadra.

Los otros dos mossos detenidos quedaron en libertad bajo fianza de 10.000 euros y 6.000 euros, junto a otros tres imputados, a uno de los cuales se le impuso una fianza de 50.000 euros. Respecto a los últimos dos imputados, el juez decretó libertad con cargos pero sin fianza.

Según el informe de la DAI, la banda de ‘narcos’ gozaba de la cooperación de los policías que presuntamente les facilitaban información confidencial y les ofrecían protección y cobertura a cambio de remuneración económica y material.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído