Admite que acuchilló dos veces a su ex pareja pero niega el asesinato

El coruñés Luis Manuel Conde Failde, acusado de matar a la que fue su compañera sentimental durante siete años, reconoció haberla acuchillado en dos ocasiones pero argumentó que fue un homicidio y no un asesinato ya que no tenía preconcebida la intención de matarla.

Los hechos tuvieron lugar el 10 de noviembre de 2008, día en el que el acusado viajó desde su lugar de residencia, en Cambre (La Coruña), hasta la localidad portuguesa de Vila Nova de Gaia, en Oporto (Portugal), donde la brasileña Fabiola Mariana Dasilva residía con la hija de ambos –una niña de cuatro años– y su nueva pareja sentimental.

El procesado se presentó ante el jurado como un padre preocupado por el bienestar de la niña, ya que entendía que no estaba recibiendo una atención adecuada por parte de la madre. Esto suscitaba continuas discusiones en la ex pareja, que también se produjeron el día de los hechos.

«Tuvimos una discusión por teléfono bastante fuerte, con reproches mutuos», ha declarado el acusado. El hombre tenía a su hija pasando unos días con él y debía devolverla a su madre, pero, debido al clima de desconfianza, decidió viajar solo a Portugal.

Según el relato del individuo, antes de hacerlo, cogió en su casa dos cuchillos, según ha asegurado, «por rabia y por temor». «En ese momento estaba muy enfadado y estaba recibiendo amenazas de una persona que no conocía», ha señalado el acusado, en referencia al compañero sentimental de su ex novia.

Reencontrarse con ella sin haber llevado a la niña agravó la situación, porque –según ha seguido relatando– Fabiola le exigió que la llevara de inmediato a Cambre «a buscar a la niña», lo que le pareció una «reacción razonable».

Durante el viaje hacia La Coruña la pareja continuó discutiendo, paró en el área de descanso de la AP-9 en San Simón, se bajó del automóvil y la discusión finalizó cuando él la apuñaló dos veces mientras la mujer estaba fumando apoyada en la puerta trasera del coche, que estaba abierta.

«Le dije: estoy cansado de tí, estoy harto; y me abalancé sobre ella con un cuchillo en la mano, cayó en el asiento trasero del coche y la apuñalé otra vez. Todo fue muy rápido, duró apenas 30 segundos», ha explicado.

Añadió que se le pasó por la cabeza suicidarse pero no tuvo valor y decidió entregarse a la Guardia Civil, para lo que viajó hasta Cambre con el cadáver en el asiento trasero del coche.

Esta fue la narración que hizo de los hechos el acusado, a quien fiscalía imputa un delito de asesinato por el que le podrían caer 20 años de prisión.

DEFENSA

Su abogado, José Ramón Sierra, tratará de reducir la condena a no más de 15, argumentando que no hubo ni premeditación ni alevosía, y además se entregó voluntariamente.

La familia de la mujer fallecida no formuló acusación particular, pero confía en que prospera la petición de la fiscalía, 20 años de condena que a la tía de la víctima Wanda Sousa le parecen pocos.

«La niña que ahora tiene seis años y no tiene madre porque está muerta, ni padre porque está en la cárcel, vive con una tía en Portugal», ha aseverado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído