Dejan en libertad al pakistaní vinculado a una célula terrorista

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha dejado en libertad al último detenido por su presunta relación con la célula desmantelada el pasado mes de diciembre en el marco de la ‘Operación Kampai’ y que presuntamente facilitaba documentaciones para organizaciones terroristas vinculadas a Al Qaeda, principalmente Laskar e Taiba (LeT) y otros grupos terroristas, como Los Tigres para la Liberación de la Tierra Tamil (LTTE)-

Malik Imtanan Sarwar, ‘Imtanan’, nacido el 13 de enero de 1981 en Sialkot (Pakistán) y con domicilio en Barcelona fue detenido por la Policía Nacional el pasado viernes, ha sido puesto en libertad por un Juzgado de la Ciudad Condal que actuaba por exhorto del magistrado, informaron fuentes jurídicas. Prestará declaración ante Grande-Marlaska el próximo 2 de febrero.

El detenido se encontraba desde el pasado mes de diciembre (fecha en que se realizó la ‘Operación Kampai’) en paradero desconocido, por lo que el Juzgado Central de Instrucción número 3 cursó una orden de detención en su contra por un delito de terrorismo.

De acuerdo con las investigaciones policiales, el detenido participaba junto a la primera tande de arrestados en actividades de remisión a Tailandia de pasaportes robados y la recepción de dinero para las actividades delictivas. En la ‘Operación Kampai’ fueron detenidas siete personas en Barcelona y otras tres en Tailandia implicadas en la falsificación de documentos para organizaciones terroristas y criminales.

El ‘modus operandi’ de esta organización se basaba fundamentalmente en el robo de documentos de viaje (principalmente pasaportes), que cumplían con los requisitos (edad, nacionalidad, etc.) marcados por el Frente Islámico Mundial para las organizaciones terroristas vinculadas a Al Qaeda, y su posterior remisión a Tailandia, lugar donde se falsificaban para ser entregados posteriormente a grupos terroristas y de delincuencia organizada, lo que permitía a los componentes de estos grupos cruzar las fronteras europeas y de otros países occidentales con total impunidad.

Toda la estructura internacional, estaba liderada por un ciudadano de nacionalidad pakistaní afincado en Tailandia detenido en diciembre, quien dirigía las células asentadas en Europa, marcaba las características de los pasaportes a obtener y, una vez que los recibía en Bangkok, se los suministraba a diferentes grupos terroristas.

Esta operación permitió neutralizar una importante célula de facilitación de pasaportes para Al Qaeda, quedando debilitado el aparato de falsificación de esta organización a nivel internacional y, por lo tanto, su capacidad operativa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído