El Supremo revisará el martes la condena a Kalashov, que fue recurrida por el líder mafioso y también por el fiscal

El Tribunal Supremo estudiará el próximo 1 de marzo los recursos presentados tanto por la Fiscalía como por la defensa del líder de la mafia ruso-georgiana detenido en la «Operación Avispa» Alexander Kalashov contra la condena de 7 años y 6 meses de cárcel que le impuso la Audiencia Nacional en junio de 2010 por un delito de blanqueo de capitales.

Kakashov se encuentra actualmente en Georgia, después de que la Audiencia Nacional confirmara su extradición a dicho país para que cumpliera la condena de 18 años de cárcel que tiene allí pendiente por un delito de asociación ilícita y el secuestro de un ciudadano estadounidense que permanece desaparecido.

El tribunal, que deliberará a puerta cerrada sobre este asunto, estará compuesto de los magistrados Joaquín Giménez (que será además ponente de la sentencia), José Ramón Soriano, Manuel Marchena, Alberto Jorge Barreiro y Enrique Bacigalupo, según han informado fuentes del Supremo.

La sentencia dictada contra Kalashov y cinco miembros de su banda (condenados a penas de entre dos y cinco años de cárcel) fue dada a conocer el 1 de junio de 2010 por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Todos ellos se les condenó también al pago de multas millonarias, si bien fueron absueltos del delito de asociación ilícita que les atribuye la Fiscalía. La consideración de este delito será uno de los puntos a revisar ahora por el Supremo.

En concreto, se condenó a Kalashov por un delito continuado de blanqueo de capitales a siete años y medio de cárcel y al pago de una multa de 20 millones de euros. A uno de sus hombres más cercanos, Mikhail Mdinaradze se le atribuyó el mismo delito, por el que le impuso una pena de cinco años de prisión y una multa de ocho millones de euros.

También Konstantin Asatiani, Oleg Vorontsov, Alexander Minin y Natalia Serova fueron considerados por la Audiencia Nacional responsables de un delito de blanqueo de capitales. Se les impusieron, respectivamente, las penas de cuatro años de cárcel y 500.000 euros de multa; cuatro años y 300.000 euros; tres años y multa de tres millones de euros, y dos años de prisión y 900.000 euros.

ESPAÑOLES ABSUELTOS.

La Sala absolvió de todos los delitos de los que habían sido acusados otros seis procesados en esta causa , entre los que se encontraban cuatro españoles a los que se había implicado en la organización mafiosa, Angel Blanco, María Flor Casado, Juan Manuel Cantarero y Carlos Antonio Fernández Asensio, bajo las acusaciones de falsedad de documento mercantil y blanqueo de capitales.

Los otros dos absueltos fueron Alexander Gofshtein, abogado de Kalashov detenido en la segunda etapa de la ‘Operación Avispa’, al que el fiscal atribuía los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales, y Olena Gotsulenko, a la que acusaba de blanqueo de capitales.

El fiscal Anticorrupción José Grinda, que había solicitado doce años de cárcel para Kalashov, explicó durante el juicio contra el ‘capo’ en la Audiencia Nacional «nadie supo decir a qué se dedicaba», a pesar de que se ha comprobado que las sociedades que dirigía movían importantes cantidades de dinero. Como ejemplo, recordó que el presunto cerebro de la organización posee una tarjeta American Express Centurion, que sólo poseen «300 personas en España» y que requiere gastos anuales de más de 200.000 euros.

DETENIDO EN DUBAI

El presunto líder de la organización fue detenido en mayo de 2006 en Dubai, meses después de que se desarrollara la primera fase de la ‘Operación Avispa’, en junio de 2005, que se saldó con 28 detenidos, entre ellos 22 ‘capos’ de las mafias de la antigua URSS acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta. Además, se realizaron 41 registros y se bloquearon más de 800 cuentas bancarias pertenecientes a 42 entidades bancarias distintas.

La segunda fase de la operación tuvo lugar en noviembre de 2006 y acabó con nueve detenidos, entre ellos Oleg Vorontsov, Alexander Gofhstein, Konstantin Asatiani y Carlos A. Fernández Asensio, acusados de crear una red para «auxiliar» a Kalashov, en prisión desde junio de ese año, y «conseguir su libertad y ocultar su responsabilidad penal».

Entre estas actividades se incluía «contactar con personas que influyeran en los magistrados y fiscal encargados de la investigación». Para este fin, como demuestra una conversación telefónica que se le grabó, Voronstov llegó a sugerir regalarle al juez de Vigilancia Penitenciaria «iconos sencillos», dado que había sabido que los coleccionaba.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído