Juzgan desde este jueves en la AN a 14 miembros de una red de narcos liderada por el hijastro de Oubiña

La Audiencia Nacional acogerá desde este jueves el juicio que sentará en el banquillo a 14 miembros de una organización criminal dedicada al tráfico de sustancias estupefacientes liderada por el hijastro del narcotraficante gallego Laureano Oubiña, David Pérez Lago, para los que la Fiscalía pide más de 250 años de cárcel, con penas que oscilan entre los 18 y 20 años de prisión.

El juicio comenzará este jueves en la Sala Penal de la Sección Primera de la Audiencia Nacional y está previsto que se prolongue durante los días 1, 4, 5 y 6 de abril.

Según el escrito fiscal, al que tuvo acceso Europa Press, para Pérez Lago la Fiscalía solicita 20 años de cárcel y una multa de 636.160.116 euros y otra de 318.080.058 euros, como cabecilla de la red y por concurrir la circunstancia de agravante.

Por su parte, para los otros trece procesados por esta causa, por el mismo delito continuado contra la salud pública –de sustancia que causa grave daño a la salud en «cantidad de notoria importancia» y en el seno de una organización delictiva–, el fiscal pide 18 años de prisión y las mismas multas que a Pérez Lago.

INFRAESTRUCTURA

El fiscal relata que en 2006 los procesados formaban parte de una organización criminal internacional, dedicada al tráfico de sustancias estupefacientes por vía marítima, la cual «poseía la infraestructura necesaria para la introducción de grandes cantidades de cocaína en España, para su posterior comercialización y distribución por éste y otros países europeos».

En concreto, el fiscal antidroga destaca que los acusados «integraban la parte de la organización ubicada en Galicia» especializada en la introducción en tierra de la cocaína, valiéndose de lanchas rápidas.

El ‘modus operandi’ de este grupo era el «habitual», según el fiscal, de los narcotraficantes gallegos, que se encargan de la logística marítima, procediendo a salir al encuentro de un buque nodriza de la organización, que es la que porta la droga, en un punto indeterminado de alta mar.

La organización estaba dirigida, según el fiscal, por David Pérez Lago, quien contaba como hombre de confianza con Vicente M.D. y Ricardo C.Ch., y para supervisar la recepción de la droga en alta mar, el primero se servía de Fernando S.S., apodado ‘El Pirata’.

ALIJOS

En abril de 2006, según recuerda el fiscal, se detectaron dos operaciones de transporte e introducción de droga por diferentes puntos de la costa. La primera a principios de mes, entre los días 5 y 9, de un alijo de 2.000 kilos de cocaína procedente de Sudamérica que se pretendía introducir hasta un punto próximo de las costas gallegas o portuguesas.

Pérez Lago, según el fiscal, era el encargado de coordinar el encuentro entre la embarcación que debía entregar la droga y la que iba a su encuentro a recoger el alijo, proceso en el que se produjeron problemas al quedarse sin combustible una embarcación.

La segunda operación sucedió a partir del 25 de abril cuando la organización, bajo la dirección de Pérez Lago, según señala la Fiscalía, pretendió introducir droga en la Península Ibérica a través de las costas gallegas, valiéndose de una lancha rápida.

Como en la operación anterior, en ésta, la embarcación tuvo graves problemas mecánicos y de combustible lo que, unido al temporal que había en esos momentos, obligó a la organización a tratar de acudir en su ayuda por medio del barco ‘Juana Elvira’ capitaneado por otro procesado, sin lograrlo. Por ello, Pérez Lago y Vicente M.D. acudieron en su ayuda, recogiendo a los tripulantes y procedieron a hundir la lancha rápida y pusieron rumbo a la zona de Muros, desembarcando a dos tripulantes en la Playa del Rostro para dirigirse al Puerto de Corcubión (A Coruña).

David Pérez Lago y Vicente M.D. fueron localizados en el Puerto de Corcubión bajando de una embarcación, por lo que fueron requeridos por agentes de la Guardia Civil para que explicaran el motivo de su presencia en el lugar, siéndole intervenido al primero una cazadora mojada y con olor a gasoil y 14.000 euros en diferentes billetes.

La Benemérita interceptó en la playa A Barda, en Ponteceso (A Coruña) una embarcación semirrígida con 85 fardos con una sustancia que resultó ser cocaína con un peso neto de 1.705,776 kilogramos con una riqueza media del 83 por ciento, sustancia que fue tasada en 159.040.029 euros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Irene Perezagua

Ejecutiva de cuentas en Interprofit. Fue redactora de Periodista Digital entre 2011 y 2013

Lo más leído