Juzgan hoy en Valladolid al dueño y una camarera del bar ‘No Rules’ por tráfico de drogas

La Audiencia de Valladolid celebra hoy juicio contra Ricardo O.O. e Irene F.G, el primero propietario del bar ‘No Rules’, sito en el barrio de Las Batallas, y la segunda camarera del mismo establecimiento, como presuntos autores de un delito de tráfico de sustancias estupefacientes.

Con carácter provisional, el Ministerio Fiscal solicita para cada uno de ellos una pena de 12 años de prisión y multa de 24.000 euros–les aplica la agravante de venta en establecimiento público–y alternativamente 6 años e idéntica multa, al aplicarles la atenuante de toxicomanía, al considerar acreditado que su actividad de venta era para sufragar su propio consumo dado que eran politoxicómanos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El bar ‘No rules’ fue inspeccionado en la madrugada del 22 de mayo de 2010 por funcionarios adscritos a la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría Provincial de Policía, en el ejercicio de sus labores de prevención del tráfico y consumo de drogas en locales y zonas de ocio y esparcimiento, tras haber tenido noticias de que en su interior pudiera haber sustancias estupefacientes.

Durante la operación, se procedió a la identificación y cacheo de las personas que se encontraban en el local, incluida la camarera. Asimismo, se llevó a cabo un minucioso registro, interviniéndose, en diferentes estanterías abiertas, tanto de la zona intermedia situada entre el interior de la barra y la zona de clientes, como de la zona de uso exclusivo del personal del bar, una gran cantidad y variedad de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, así como varios efectos e instrumentos de los habitualmente utilizados para la preparación, pesaje y distribución de este tipo de sustancias.

Junto a ello, los agentes se incautaron de una gran cantidad de dinero en efectivo, lo que motivó que se procediera a la detención y traslado a dependencias policiales de la camarera, que ingresó en prisión por orden judicial.

Dado que las zonas en las que se encontraron repartidas las sustancias y efectos intervenidos son de acceso más o menos libre y común para todo aquel que se encuentre a cargo del bar, la policía deduce que la actividad de distribución de droga se lleva a cabo en el establecimiento abierto al público y lógicamente las realizan las persona que están a cargo del bar, pudiendo ser tanto el propietario como la camarera que allí trabaja, por lo que funcionarios del Grupo de Estupefacientes detuvieron al hostelero dos días más tarde.

MAS DROGA EN CASA DEL HOSTELERO.

Previa autorización judicial, se llevó a cabo un registro en su domicilio, dando como resultado la aprehensión de otras cantidades de sustancias estupefacientes y psicotrópicas de las mismas características de las halladas en el bar y documentación diversa que vincula a este segundo detenido con el tráfico de este tipo de drogas.

Por lo que respecta al registro efectuado en el bar, los agentes actuantes localizaron 14 envoltorios de plástico con cocaína, con un peso bruto de 12,00 gramos; una papelina de heroína, con un peso bruto de 0,1 gramos; tres trozos de hachís, con un peso bruto de 29,3 gramos; dos cogollos de marihuana, con un peso de 1 gramo; 1.108 microsellos de L.S.D, cuatro pastillas de éxtasis de diferentes colores, un frasco de plástico blanco con 15 gramos de ácido, sustancia vegetal con forma de hongos de color marrón con un peso bruto de 5,8 gramos, seguramente alucinógenos, así como una bolsa de plástico con sustancia vegetal de color marrón verdoso con un peso bruto 208,17 gramos, un bote con 149 gramos de sustancia de corte, una bolsita de plástico con 3,1 gramos de MDMA, 1.760 euros, una balanza electrónica de precisión, recortes plásticos circulares, gran cantidad de bolsitas con autocierre, alambre de jardinero y cinta aislante

Por lo que respecta al registro de la vivienda del hostelero, la policía localizó cuatro trozos de hachís con un peso de 53,60 gramos,

una bolsita de speed con un peso de 4,28 gramos, 52 microsellos de L.S.D, dos bolsas con 7,4 gramos de marihuana, doce cápsulas blancas conteniendo cada una polvo blanco con un peso de 7,72 gramos, una bolsa de plástico con 0,8 gramos de hongos alucinógenos, sustancia de corte con un peso de 256,2 gramos, 820 euros, un teléfono móvil y documentación relacionada con la actividad de tráfico de drogas.

De todo lo intervenido, destacan los 1.160 microsellos de L.S.D., dietilamida de ácido lisérgico, también llamada lisergida y comunmente conocida como ‘ácido’ o ‘tripi’, una droga semisintética de efectos psicodélicos que se obtiene de la ergolina y de la familia de las triptaminas. Es conocida por sus efectos psicológicos, entre los que se incluyen alucinaciones con ojos abiertos y cerrados, sinestesia, percepción distorsionada del tiempo y disolución del ego.

Actualmente, la situación legal de la LSD viene determinada por el Convenio de Viena de 1971, donde se la clasifica dentro de los psicotrópicos, junto con la anfetamina y la metanfetamina.

El LSD se fabrica a partir del ácido lisérgico, extraído del cornezuelo del centeno, un hongo que crece en el centeno y otros cereales. El LSD es una de las sustancias químicas más potentes que se conocen, de hecho las dosis que producen efectos alucinógenos son la cienmilésima parte de un gramo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído