Galicia

La crisis dispara el furtivismo, con un incremento del 115% en los comisos en los siete primeros meses del año

La crisis económica está disparando el furtivismo en Galicia, con un incremento del 115% en los comisos en los siete primeros meses del año respecto al mismo periodo de 2010, según la información facilitada este miércoles en Santiago por la consejera de Mar, Rosa Quintana.

Quintana calificó el furtivismo de un «problema social, económico, medioambiental y sanitario sumamente preocupante». Así, apeló a la «responsabilidad» de la ciudadanía a la hora de «no comprar producto por cauces ilegales».
«Todos tenemos una responsabilidad para mantener un sector tan importante social y economicamente para Galicia», puntualizó. A pesar de defender que su departamento está «actuando con efectividad», la consejera matizó que no puede sentirse «satisfecha» mientras siga habiendo furtivos actuando en la comunidad.

BALANCE ENTRE ENERO Y JULIO

El Servicio de Guardacostas lleva realizadas entre enero y julio 9.480 inspecciones, de las que 2.264 se llevaron a cabo en establecimientos, restaurantes y supermercados. Entre enero y julio, se requisaron 58.565 kilogramos de diferentes especies, en su mayoría almeja babosa y japónica, pulpo, centollo, nécora, merluza y caballa; frente a los 27.024 kilos requisados en los primeros meses del año anterior.
Además, la consejera incrementó en 511 el número de inspecciones (en el mismo periodo del año pasado fueron 8.969) y aumentó en 397 el número de actuaciones especificamente en locales destinados a la comercialización, al pasar de 1.867 a 2.264. Asimismo, desde princpios de este año, Mar desarrolló 70 operativos especiales en colaboración con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, 24 más que en 2010.
En cuanto al número de incautaciones, ascendió a 17.814 útiles, una cifra muy parecida a la del mismo periodo de 2010, cuando se requisaron 18.075, lo que supone un incremento de más del 85% en comparación con 2009.

ZONAS CON BIOTOXINAS

Quintana aseguró que la recesión está provocando un incremento «muy importante» de esta actividad ilegal, al llevar a muchos gallegos a «acudir al mar para buscar una fuente de ingresos o propio alimento». En este sentido, destacó su «disposición» a «buscar una solución para poder incrementar los puestos de trabajo» en las zonas más afectadas por esta «lacra social».
Y es que buena parte de las especies comercializadas de forma ilegal se extraen de zonas C -cerradas al marisqueo por la presencia de biotoxinas-, como las rías de O Burgo y Ferrol, con el consiguiente peligro para la salud de los consumidores.
insistió.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído