Una travesía de 35 minutos se convierte en siete horas de angustia

Una travesía de 35 minutos se convierte en siete horas de angustia

Ninguno de los más de 170 pasajeros que iban a bordo del buque de alta velocidad «Milenium II» podían imaginar que ayer una travesía desde Algeciras (Cádiz) de unos 35 minutos de duración se iban a convertir en siete horas de angustia.

Esta situación fue la vivida por los 184 pasajeros -entre los que había once bebés- que ocupaban alguna de las butacas del barco de Acciona Trasmediterránea que había iniciado una de sus rotaciones habituales desde el puerto andaluz con unos minutos de retraso pasadas las 19:00 horas.

El barco de alta velocidad, que habitualmente cubre la distancia entre las dos orillas del Estrecho de Gibraltar, se topó en su trayectoria con el buque mercante de bandera maltesa «New Glory» que lo embistió por uno de sus costados cuando el reloj marcaba las 19:50.

Una de las pasajeras, la diputada en la Asamblea de Ceuta por el PSOE Milagros García, contaba esta madrugada al llegar al puerto ceutí que pensaba que al ver una luz aproximarse al barco se trataba de una iluminación del puerto ceutí, por lo que dijo por teléfono a un familiar que ya estaban cerca de Ceuta.

Lo que no podía imaginar Milagros García era que esa luz se correspondía con la proa del barco mercante, que unos minutos después se incrustaba contra el «Milenium II», precisamente en el lado que ocupaba la dirigente socialista.

El impacto hizo bueno el nombre de la diputada puesto que fue un auténtico milagro, según dijo la afectada, que sólo sufriera una herida en la muñeca al ser desplazada por el fuerte golpe.

El testimonio de Milagros García al llegar al puerto ceutí era sólo una de las historias de un pasaje que había pasado siete horas de angustia en el interior del barco, hasta que se pudieron completar las labores para desenganchar a los dos buques.

El «Milenium II» pudo llegar sólo hasta el puerto ceutí sin precisar de la ayuda de los remolcadores, pero en el susto de sus pasajeros y tripulantes quedaba una travesía que pudo tener «peores consecuencias», según dijo a Efe el delegado del Gobierno, Francisco Antonio González.

El delegado del Gobierno así como otras autoridades marítimas no dejaban de impresionarse por el gran agujero dejado por el impacto en el casco del buque de alta velocidad, que permanece anclado esta mañana en el puerto ceutí.

Una travesía de 35 minutos se convirtió, esta vez, en siete horas de angustia aunque con un resultado inesperado al registrarse únicamente dos heridos. Esta vez hubo suerte en alta mar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído