También trafican con drogas dentro

Las cárceles tailandesas tienen inhibidores para evitar llamadas eróticas

Los móviles están prohibidos pero los reos consiguen introducirlos

Las autoridades de Tailandia han colocado inhibidores de frecuencias en las cárceles para evitar que los presos utilicen los móviles para traficar con drogas o hacer videollamadas eróticas, informó la prensa local.

Los móviles estás prohibidos en las prisiones tailandesas, pero los reos consiguen introducirlos de contrabando y los utilizan para dirigir el tráfico de estupefacientes en el interior y el exterior de la cárcel, según indicó el diario «Bangkok Post«.

El jefe del Departamento de Prisiones, Suchar Wong-anantchai, afirmó que, además, los prisioneros realizan videollamadas a sus novias para masturbarse.

La semana pasada, las autoridades decidieron concentrar a unos 500 presos detenidos por narcotráfico en una unidad especial en la cárcel Khao Bin, en la provincia de Ratchaburi, para evitar el tráfico de drogas.

Ya han admitido a los primeros 200, quienes tienen prohibido el contacto con el resto de los reos, a los que suelen pagar para que introduzcan estupefacientes y otros artículos de contrabando como armas y móviles.

Khao Bin, como el resto de las prisiones, cuenta ahora con un inhibidor de frecuencias, pero algunos presos los burlan con móviles por satélite, según fuentes del departamento de prisiones.

 

Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído