Lo que pasa en la 'movida' de Magaluf no tiene nombre

Quería suicidarse por perder el avión y un guardia civil disfrazado de cocinero le salva

Un francés de 66 años amenazaba con lanzarse al vacío desde la séptima planta de un hotel tijera en ristre

Quería suicidarse por perder el avión y un guardia civil disfrazado de cocinero le salva

Lo que sucede en la localidad mallorquina de Magaluf, en el municipio de Calvià, roza ya lo esperpéntico si no fuera por la gravedad de algunos casos, que hacen cuestionarse al más pintado si las verdaderas causas de tamaños ‘desmanes’ radican tan sólo en la masiva ingesta de alcohol o quizás en algún maleficio.

Al poco de iniciarse la temporada ya han saltado a la palestra tres casos que dan fe de lo expuesto: un joven muy grave tras precipitarse desde un la séptima planta de un hotel mientras hacía ‘balconing‘, una chica herida grave tras caerse de un toro mecánico y, el último: un rocambolesco intento de suicidio frustrado, curiosamente desde la misma mentada altura.

ESTABA COMO LOCO

El caso tuvo lugar en la mañana del pasado martes en un hotel de la zona próximo a la ‘caliente’ avenida de Punta Ballena. La Guardia Civil recibió a eso del mediodía la llamada de los responsables del lugar, dando cuenta de que un cliente que estaba como loco se negaba a abandonar las habitaciones pese a haber agotado ya el preceptivo plazo de estancia.

Personada una unidad en el lugar, y tras entrar en la estancia, se encontraron con un francés de 66 años de edad quien, con unas tijeras en la mano y subido a una silla, se encontraba encaramado al borde mismo de la terraza, en claro ademán de lanzarse al vacío o de cortarse el cuello.

SE DISFRAZÓ

Tras intentar convencerlo sin éxito de que cejara en su actitud, a uno de los agentes se le ocurrió la idea de disfrazarse de cocinero. Dicho y hecho. Se atavió con las ropas de uno de los trabajadores y, disimuladamente, se fue acercando al suicida en potencia, que pudo ser reducido en un momento de descuido, quizás algo despistado por el súbito interés de un ‘cocinero’ hacia su persona.

Según parece el turista quería quitarse la vida ya que había perdido el vuelo de regreso a su país debido a una huelga de controladores, algo que al parecer no supo encajar.

Tras ser reducido fue enviado a Hospital de Son Espases de Palma, para que le examinara un psiquiatra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído