Planeado como el retiro vacacional perfecto se extiende a lo largo de más de 4 kilómetros en la isla de Rügen

Conozca el curioso ‘resort fantasma’ para obreros del III Reich que a Hitler no le dio tiempo a construir

No ha tenido un solo huésped en sus 70 años de historia

El mayor complejo vacacional proyectado del mundo no ha tenido un solo huésped en sus 70 años de historia, pero si lo asociamos a los años de la Alemania nazi, la anécdota encuentra su explicación.

Sergún da cuenta ‘El Economista‘, ín Planeado como el retiro vacacional perfecto para los obreros de la Alemania nazi, el gobierno de Hitler ideó el macrocomplejo de Prora, situado en la isla de Rügen, en pleno Mar Báltico, como un megalómano proyecto de 10.000 habitaciones con vistas a la playa.

PARA MÁS DE 20.000 CIUDADANOS

A lo largo de más de 4 kilómetros se extiende esta vasta edificación de ocho bloques diseñada por Clemens Klotz y que pretendía tener capacidad para más de 20.000 ciudadanos del III Reich. Su construcción se emprendió entre 1936 y 1939 y tuvo que ser abandonada ante la irrupción de la Segunda Guerra Mundial, asegura el portal ‘Viralnova‘.

El aspecto que ofrece hoy el complejo es el de una ciudad fantasma completamente abandonada. Antes de que su construcción finalizara, y con partes aún sin materializar como la piscina o una gran sala para 25.000 personas, los obreros que trabajaban en su construcción fueron destinados a las fábricas de armamento ante el incipiente estallido bélico en toda Europa. 

BASE MILITAR

Antes de convertirse en los tabiques destartalados con ventanas rotas de hoy, el complejo sirvió como base militar soviética tras finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Después de la reunificación alemana en 1990, los edificios se han mantenido vacíos y en ellos han proliferado los grafittis y los desperfectos propios del abandono y de actos vandálicos puntuales.

En los últimos años han sido varias las iniciativas privadas que se han propuesto reutilizar el espacio aunque ninguna ha prosperado debido, en parte, a la carga histórica que acumula un lugar que fue un reclamo de la propaganda nazi.

No obstante, en los últimos meses varios inversores también privados han adquirido cuatro de los cinco bloques en pie con la idea de delvolver a Prora la vitola de ‘resort’ vacacional.

La visión de estos inversores contemplaría construir cientos de apartamentos con cafeterías, discotecas, pistas deportivas y piscinas para devolver a la zona el apogeo turístico de miles de visitantes.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído