Se investiga si utilizó en el crimen su arma reglamentaria pese a estar de baja

Capturado en una residencia de estudiantes el policía nacional que asesinó a su compañero en el Cuerpo y socio en un bar

Caso resuelto. El Grupo VI de Homicidios de Madrid, en colaboración con la comisaría de Salamanca, detuvo ayer por la tarde al policía nacional acusado de matar el jueves a su socio en el bar que ambos regentaban en el distrito de Hortaleza.

Como detalla el periodista Carlos Hidalgo en ‘ABC‘, el arresto se produjo en una residencia de estudiantes universitarios de la ciudad castellanoleonesa, de donde era oriundo el sospechoso.

Cristian Carrasco Martín, de 26 años, huyó (tras presuntamente acuchillar y pegar dos tiros en el abdomen a Iván Martínez León, de 21) sobre las cuatro de la tarde del jueves en su Seat Córdoba con matrícula terminada en BVZ, hacia Salamanca.

Se da la circunstancia de que su padre, también policía nacional, trabaja en esa ciudad.

Las sospechas de los agentes de Homicidios pronto se dirigieron en esa hipótesis, por lo que se cursó una orden de detención en la que se detallaban las características físicas del sospechoso: «1,75 metros, pelo moreno y corto, 60 kilos aproximadamente, complexión delgada, demacrado, dientes (paletos) ligeramente separados, componente de CNP».

Estas y otras comunicaciones internas se realizaron por vía telefónica (llamadas y mensajes), evitando así utilizar la malla o emisora del Cuerpo, habida cuenta de que el fugitivo pertenece a él y podría tener acceso al sistema o que algún compañero le brindara esa información tan sensible sobre las pesquisas que se seguían contra él.

Finalmente, Cristian fue detenido sobre las tres de la tarde en una residencia estudiantil salmantina.

La elección de su escondite venía dada porque ese tipo de establecimientos no están sometidos al control de hospederías (cosa que sí ocurre, por ejemplo, con los hoteles), y no se le requirió documentación al hacer el «check in», precisaron fuentes del caso.

Otro extremo que se investiga es si en el crimen utilizó el arma reglamentaria.

Este dato se sabrá tras el análisis de balística y determinará si, pese a estar de baja desde hacía ocho meses, el presunto homicida la mantenía en su poder.

En los casos de baja psiquiátrica, los miembros de los Cuerpos de Seguridad deben entregar sus pistolas o revólveres oficiales.

En cuanto al móvil del crimen, como ya adelantó ayer ABC, se sabe que la víctima, Iván, había decidido dejar de trabajar con Cristian; pero también se investiga si el presunto homicida estaba enamorado del joven, que no le correspondía.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído