[Vídeo] La detención de Antonio Ángel Ortiz Martínez en casa de sus tíos

El pederasta de la verruga de Ciudad Lineal se pone chulo: «¡Ya me diréis qué hago en el calabozo!»

En su último mensaje en Facebook había firmado en Charge.org la petición desesperada de unos padres que tienen un hijo discapacitado

Antonio Ángel Ortiz Martínez, de 42 años, detenido este miércoles 24 de septiembre de 2014 en Santander, está en plan chulesco pese a que se le va a caer el pelo. Lo niega todo y se muestra desafiante.

El  depredador sexual, un tipo de lo más peligroso y violento que ha tenido en jaque a toda la Policía y con el alma en vilo a todo Madrid, -y que podría estar implicado según algunos indicios en otros asaltos a lo largo de la geografía española-, se ha encarado con los agentes de la Jefatura Superior de Madrid durante su estancia en comisaría:

«¡Ya me diréis qué hago en el calabozo!», ha soltado con descaro. Se le ve preocupado, pero entero, ‘marcando’ músculos en ese culto al cuerpo que le caracteriza a decir por las fotos que muestra en su perfi de Facebook.

‘AMIGO’ DE LOS NIÑOS

Precisamente desde allí, con fecha del pasado 3 de julio, firmaba en Charge.org la petición desesperada de unos padres que tienen un hijo con una discapacidad del 75% y al que han retirado la prestación.

Cobrador de morosos cuando no estaba en el gimnasio o supuestamente secuestrando niñas, estuvo en prisión en los años 90, donde cumplió siete años por agredir sexualmente a una menor de seis años.

Su detención se produjo en casa de sus tíos Nacho y Gladys, donde se había refugiado en vista del cariz que tomaban las cosas tras los asaltos, -vivía en casa de su madre en Madrid-.

LAS CLAVES

La detención de este experto en artes marciales se ha podido llevar a cabo a través de llamadas de teléfono que realizó. Una de ellas la hizo mientras estaba con una de las niñas a las que secuestró y de las que abusó.

Los investigadores cribaron las llamadas de teléfono de la zona de Ciudad Lineal de Madrid y alrededores en la que el presunto pederasta cometió los tres hechos que se le imputan. Al parecer, también habría sido fundamental otra pista: un cajero de un Bankia en la capital, situado en la Avenida Machu Pichu, cuyas cámaras habrían captado la matrícula del vehículo del arrestado.

El piso franco estaría en una cuarta o quinta planta a pocos minutos de donde el pederasta captaba a las niñas. De acuerdo con los testimonios de las niñas, el piso tenía una puerta blanca y una valla verde.

VERRUGA EN LA CARA

El testimonio de sus víctimas ha sido también crucial. Dos de sus víctimas, una pequeña dominicana y una española, habían informado a la Policía de que tenía una curiosa verruga en la cara. 

A pesar de que había cambiado de coche, -ya no se movía en el Toyota, sino en un Citröen-, los agentes lo interceptaron cerca de Coslada, tras otro fallido intento de secuestro, en un falso control de alcoholemia.

Allí pudieron ver de cerca la verruga. Ya no había apenas dudas…

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído