LOS CARGA EL DIABLO

Un whatsapp entre policías desata su miedo a ser objetivo yihadista

Los sucesos de Francia y Bélgica han desencadenado una psicosis colectiva de la que no es ajena la Policía. Un incidente este lunes en la comisaría de Fuenlabrada hizo el resto

Un whatsapp entre policías desata su miedo a ser objetivo yihadista
La Policía Nacional investiga el caso Captura

La matanza de Charlie Hebdo en París y la desarticulación de una célula yihadista que se preparaba para atentar de forma inminente en Bélgica han desatado un estado de psicosis colectiva del que no es ajeno la Policía.

Al contrario, entre los grupos de whatsapp de los agentes de toda España corren como la pólvora mensajes, a veces con algo de verdad y otras veces sin ella, que alimentan a la bicha. Porque las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se consideran un objetivo prioritario tras saberse que los detenidos en Bélgica querían matar a policías.

La Dirección General de la Policía poco puede hacer para detener la endiablada cadena, por más que pida a sus efectivos ante El Semanal Digital que por responsabilidad «se atengan a fuentes oficiales» y no contribuyan a difundir entre ellos mensajes «alarmantes» de fuentes sin veracidad.

Sin embargo, este lunes la cosa pasó de castaño oscuro con un incidente ocurrido a las puertas de la comisaría de Fuenlabrada, uno que da idea del nerviosismo reinante. A última hora de la mañana empezó a circular por los móviles de los policías el siguiente whatsapp y otros parecidos a los que tuvo acceso este periódico:

«Han cogido a cuatro marroquíes haciendo fotos a la comisaría de Fuenlabrada, tenían de todos los coches y alguno particular de algún funcionario, las fotos son de varios días y noches, con un móvil y con una cámara de fotos. Tres de ellos son de Túnez y tenían visado para tres días solamente, luego volvían. El cuarto es de aquí y les guiaba».

Ocurrió que, según la versión de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, de un grano se hizo una montaña. Fuentes de la misma sostienen que dicho whatsapp es «completamente mentira». Pero a su vez reconocen que sí había algo de verdad: «Eran cuatro chavales del barrio haciéndose una foto y poco más. Ni se les detuvo ni nada».

¿Una gamberrada? El atestado, al que también tuvo acceso este periódico, habla de dos agentes adscritos a la Brigada Provincial de Información (Grupo 40) -palabras mayores- que acuden a la comisaría de Fuenlabrada alertados por los agentes de allí porque cuatro individuos «estaban realizando fotografías en esta comisaría así como a los vehículos policiales».

En concreto, uno de ellos fotografiaba a los otros tres. Una vez comprobadas las cámaras de seguridad y las imágenes tomadas por los sospechosos, así como la versión de estos y su documentación, se dio carpetazo al caso.

Sea como fuere, y por más que el Ministerio del Interior trate de serenar los ánimos, hay mucha intranquilidad entre sus efectivos. Éste es otro de los mensajes que han circulado entre ellos estos días:

«Acaba de comunicar la fiscalía de Bélgica que la intención de los tres terroristas muertos/detenidos ayer era atentar contra policías en la calle y en las comisarías. En uno de los registros se les ha incautado uniformes de la policía belga. Os recuerdo que aquí robaron uniformes, munición y DNIs en la comisaría de Tui hace unas semanas».

Y otro más: «Tenemos datos muy fiables para pensar que nuestros hermanos moros quieren secuestrar a un policía, guardia civil o similar para ejecutarlo y grabarlo en vídeo, tipo Miguel Ángel Blanco y el Madrid». 

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído