POR UN JURADO POPULAR

Rosario Porto y Alfonso Basterra, declarados culpables de la muerte de Asunta

La deliberación de los miembros se ha prolongado durante cuatro jornadas

Rosario Porto y Alfonso Basterra, declarados culpables de la muerte de Asunta
Alfonso Basterra y Rosario Porto Captura

El jurado popular ha declarado a Rosario Porto y a Alfonso Basterra culpables del asesinato de su hija Asunta, fallecida el 21 de septiembre de 2013 y cuyo cuerpo fue localizado en una pista forestal de Teo (A Coruña) durante la madrugada siguiente.

Así lo han determinado de forma unánime los miembros del jurado tras una deliberación que se ha prolongado durante cuatro jornadas, desde el lunes, y en la que han tenido que responder hasta a 21 preguntas sobre los hechos.

Asunta Basterra falleció entre las 16.00 y las 20.00 horas del día 21 de septiembre de 2013 por asfixia, sofocada con un objeto «blando y deformable», según recoge la autopsia, que determinó también que no había sido agredida sexualmente. En el momento de su muerte, además, tenía en su organismo una dosis «tóxica» de lorazepam –principio activo del Orfidal– que anuló su capacidad de defenderse.

En un momento próximo a su muerte –inmediatamente antes o después– el cuerpo de la niña fue atado y posteriormente trasladado a una pista forestal del lugar de Feros, donde fue «colocado» en el talud de una cuneta. Dos hombres que circulaban por la zona la encontraron pasadas las 1.00 horas del día 22.

Los análisis toxicológicos permitieron determinar que Asunta había sido sedada de forma continuada con dos benzodiacepinas en los tres o cuatro meses anteriores a su muerte, en los que registró varios episodios en los que acudió a clase con síntomas de somnolencia.

A raíz de las primeras indagaciones, que comenzaron la misma madrugada, la madre de la menor, Rosario Porto, fue detenida el día 24 de septiembre, tras asistir a la incineración de su hija. El padre, Alfonso Basterra, fue detenido al día siguiente, en el transcurso de un registro.

La acusación popular pide la «pena máxima» para los padres de Asunta

La acusación popular en el caso por el asesinato de Asunta Basterra, ostentada por la Asociación Clara Campoamor, ha pedido la «pena máxima» para los culpables de este crimen, Rosario Porto y Alfonso Basterra, 20 años de prisión; y ha incidido en el «sufrimiento» que experimentó la menor en sus últimos meses de vida.

En su intervención después de que el jurado leyese su veredicto, en el que ambos acusados fueron declarados culpables, la acusación popular ha reiterado que pide para ambos la «pena máxima» por el delito de asesinato, 20 años de prisión.

El letrado Ricardo Pérez Lama ha puesto de relevancia que el jurado haya visto probada la «coautoría» del crimen y ha mencionado la concurrencia de alevosía –Asunta no pudo defenderse antes de su muerte– y los agravantes de parentesco y abuso de superioridad.

Del mismo modo, ha criticado que los hechos se hayan producido en «el seno familiar» y ha incidido en el «sufrimiento que se ha provocado a la víctima» durante «los tres meses» anteriores a su muerte y en los que, según el veredicto, fue sedada por sus padres.

Al igual que lo considerado por el jurado en su veredicto, la acusación popular mantuvo en todo momento tajantemente que ambos padres estuvieron implicados en igual grado en la muerte de Asunta y que la propia niña fue consciente del peligro que provenía de su círculo más cercano.

Para la acusación, el crimen estuvo motivado porque a Rosario «la niña le molestaba», ya que «estaba iniciando una nueva vida y tenía problemas para llevarla a cabo». En cuanto a Basterra, un hombre «sin oficio ni beneficio», le ha atribuido un «móvil económico» tras el divorcio, con ansias por «encontrar algo muy poderoso que lo vinculara al futuro» con su exmujer y que la obligase a un «pacto de silencio».

En este sentido, consideraron que hubo un «plan conjunto» para acabar con la vida de la niña, que se ejemplifica en varios episodios de sedación sus últimos meses de vida y en la administración de lorazepam en grado «tóxico» el día de su muerte por parte de ambos padres.

Las pruebas, sostuvieron durante las sesiones, vinculan tanto a Rosario Porto, que incurrió en «contradicciones», como a Alfonso Basterra, que determinan que también estaba en Montouto cuando se produjo la muerte de la niña.

 

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído