TERRIBLE CASO DE CAUTIVERIO

Liberan a un joven al que su padre mantuvo encerrado en su casa dos años

Estaba en estado de desnutrición, deshidratación y desorientación cuando llegaron los agentes

Liberan a un joven al que su padre mantuvo encerrado en su casa dos años
Imagen exterior e interior de la casa del joven en cautiverio. PD

Un joven de 19 años que llevaba dos años encerrado por su padre en el domicilio familiar, en Rivas Vaciamadrid, ha sido liberado en una operación conjunta entre la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Publica El País la información que explica que el progenitor del joven ha sido detenido y acusado de un delito de detención ilegal. La víctima fue hallada en estado de desnutrición, deshidratación y desorientación, tras presuntamente sufrir maltrato físico y psicológico durante los más de dos años que llevaba retenido.

Las investigaciones comenzaron a raíz de que el propio joven mandó un correo a la dirección atencionfamiliaymujer@policia.es, en el que pedía auxilio y en el que alertaba de la penosa situación en la que se hallaba. Para facilitar las pesquisas, el adolescente facilitó una dirección de correo y un teléfono de contacto de su hermana. Esta confirmó los hechos y la situación de peligro en que se hallaba su familiar a los investigadores.

Los agentes establecieron una actuación coordinada e inmediata para finalizar dicha situación, solicitando mandamiento judicial de entrada en el domicilio al Juzgado de Instrucción de Arganda del Rey. Cuando los agentes entraron en la vivienda, encontraron al joven con graves daños físicos: sufría una delgadez extrema, se hallaba desorientado y padecía secuelas físicas que eran el resultado de las palizas que había recibido de su padre, según el relato que hizo a los policías.

El joven tuvo que ser atendido en el propio domicilio por los servicios sanitarios. Estos fueron solicitados por los agentes dada la paupérrima situación en la que se hallaba. El padre de la víctima, que opuso resistencia a la actuación policial y que respondió de forma violenta, fue arrestado en ese instante.

El joven fue trasladado a un centro hospitalario donde fue sometido a un reconocimiento sanitario exhaustivo. Ahora se encuentra viviendo con su madre y sus hermanas.

UNA CÁRCEL EN SU DOMICILIO

La casa en la que el joven se encontraba retenido estaba protegida con rejas, aluminios y maderas que impedían que en ningún momento pudiese salir al exterior, según fuentes policiales. El joven declaró a los policías que su padre le pegaba fuertes palizas a diario, que apenas le proporcionaba alimentos para subsistir, que casi no le daba agua potable y que le obligaba a permanecer todo el día en el mismo habitáculo de la casa.

Todas las estancias de la vivienda se encontraban repletas de objetos inservibles, muebles rotos y bolsas de basura, llegando el elevado volumen de basura acumulada a dificultar el tránsito por pasillos y habitaciones, según el relato policial.

El arrestado tenía también problemas de convivencia vecinales debido a extrañas obsesiones y una posible enfermedad mental, creyendo que sus vecinos le envenenaban el agua y le producían radiaciones peligrosas, sintiéndose además perseguido por la mafia rusa.

Fuentes de la Guardia Civil han informado de que ya se produjo un hecho similar hace dos años con este mismo hombre que mantenía retenida a su esposa y a sus dos hijas. La mujer logró huir en un descuido del hombre, pero el joven decidió quedarse con su padre. Los tres familiares se independizaron de él y ahora se encuentran viviendo en un piso protegido facilitado por el Ayuntamiento.

Además de tener fuertes convicciones religiosas, el detenido también puede sufrir algún problema mental, según las primeras investigaciones de la Policía Nacional y la Guardia Civil. El detenido, que ya ha pasado a disposición judicial, se encuentra en libertad provisional con cargos y con la obligación de presentarse en el juzgado cada cierto tiempo.

El delito de detención ilegal está recogido en el artículo 163 del Código Penal y puede conllevar condenas de prisión de entre cinco y ocho años de prisión.

La operación ha sido dirigida de manera conjunta por agentes de la UFAM (Unidad de Atención a la Familia y Mujer) de la Policía Nacional, así como componentes de Policía Judicial de la Guardia Civil de Rivas Vaciamadrid y de la Policía Local del Municipio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Pablo González

Licenciado en periodismo en 2010. Canterano del diario ABC, actualmente es redactor de política, portadista y responsable del área audiovisual de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído