NO PUEDE CON LA PRESIÓN NI CON EL IMPACTO EMOCIONAL

Los cobardes proetarras obligan a la valiente novia del teniente agredido a dejar Alsasua

Los cobardes proetarras obligan a la valiente novia del teniente agredido a dejar Alsasua
Agresión a dos guardias civiles en Alsasua.

María José, la novia ecuatoriana de 19 años del teniente de la Guardia Civil de Alsasua, tira la toalla al no poder resistir la presión proetarra y el envenenado ambiente que se respira en esta localidad navarra, donde fue agredida, junto al oficial, el sargento y su esposa, por un grupo de 40 sujetos. (Los cobardes proetarras a los guardias civiles de Alsasua: «Hijos de puta pikoletos. Eso os pasa por venir aquí»).

El impacto emocional añadido la ha llevado a tomar esta drástica decisión, y se encuentra desde hace días en otro lugar de España como paso intermedio para fijar temporalmente su residencia en una ciudad en la que proseguirá sus estudios, según da cuenta ‘La Razón‘.

La joven, tuvo un comportamiento ejemplar durante el intento de linchamiento: trató de repeler los ataques que sufría el teniente cuando ya estaba en el suelo, al tiempo que le protegía con su propio cuerpo.

Según el medio citado, el teniente sigue de baja dada la gravedad de las lesiones, ya que sufrió fractura de peroné y maleólos, y tendrá que pasar de nuevo por el quirófano para una operación de cirugía plástica con el fin de recomponerle los labios que quedaron destrozados, a causa de los golpes. Entre los proetarras había varios que son expertos en artes marciales.

El entorno proetarra sigue con la presión sobre los agentes, sus familiares o cualquier persona que esté relacionada con ellos.

Según ha podido saber ‘La Razón’, hace unos días un guardia destinado en el cuartel fue insultado y amenazado en el gimnasio al que acude de forma regular.

Al ir a recoger su automóvil en las proximidades del Centro Integrado Politécnico de Formación Profesional «Sakana», se encontró con varias pintadas en los cristales, como «txakurra» («perro») y «alde hemendik» («fuera de aquí»), así como escupitajos en diversas partes del automóvil.

A otro agente destinado en el cuartel no le quisieron reservar una mesa en un restaurante de la localidad. Ese mismo día, fue insultado por varios individuos en un bar de la localidad navarra.

Por otra parte, la Guardia Civil elabora el informe sobre lo ocurrido en Alsasua para remitirlo a la Audiencia Nacional, que es la que se ha declarado competente en este caso al considerar que puede tratarse de un acto de terrorismo.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído