El suceso tuvo como escenario a la iglesia de San Pablo de Valladolid

El guardia civil que reduce a un marroquí por irrumpir en una boda al gritó de «Alá es grande»

El sujeto, un estudiante de 22 años, ya tenía antecedentes por alteración del orden público

El tipo, un estudiante de 22 años de nacionalidad marroquí, ya tenía antecedentes por alteración del orden público, y este sábado 3 de junio de 2017 volvió a hacer de las suyas en la iglesia de San Pablo de Valladolid.

Unos cien invitados, entre ellos un guardia civil de permiso, asistían a una boda en el lugar cuando, de improviso, el mentado irrumpió en el altar hecho un basilisco gritando «Alá es grande» y otras frases en árabe. Como es lógico, en un primer momento se pensó en un atentado terrorista, aunque el pánico inicial no impidió que varios de los asistentes, entre ellos el agente de la Benemérita, se abalanzaran sobre él reduciéndole mientras pegaba ‘coces’ como un descosido.

Así, lo retuvieron hasta que llegó la Policía Nacional y procedió a su detención e identificación.

Aunque el individuo no portaba ningún arma, la boda no se reanudó hasta que los Tedax llegaron al lugar y registraron la iglesia, para comprobar que no hubiese ningún artefacto explosivo.

Al individuo se le acusa de alteración del orden público, amenazas y un delito contra los sentimientos religiosos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído