"Una figura política como la de la exdiputada de la CUP, que ha decidido no hacer frente a la Justicia huyendo a otro país, no entra en la mente del ciudadano suizo de a pie"

El tajante rechazo de los emigrantes en Suiza a la pija Anna Gabriel: «¡Es una cobarde!»

"Suiza es muy restrictiva. Por ejemplo, no se puede ir con hiyab. Ella se ha aclimatado y eso se ha visto completamente con el cambio radical que ha sufrido en su estética"

El tajante rechazo de los emigrantes en Suiza a la pija Anna Gabriel: "¡Es una cobarde!"

La presidenta de la Asociación de Emigrantes Españoles y Retornados, Pilar Burgo, pone las cosas en su sitio, en una entrevista con ‘El Español‘:

«No se entiende el nacionalismo catalán con los ojos suizos. En Bélgica, los emigrantes están indignadísimos con Carles Puigdemont y los suyos. En Suiza tendremos en cuatro días a la ciudadanía española indignadísima con esta señora diciendo que no tiene un juicio justo si va a España».

En la actualidad, y según datos de la Secretaría General de Inmigración y Emigración -dependiente del Ministerio de Empleo-, hay más de 100.000 españoles en el país helvético. Que hicieron las maletas y se marcharon. Que dejaron su vida atrás en busca de un futuro. Ya fuera en los 60 o en los 2000. (La CUP se pone a vender pinchos morunos para que Anna Gabriel no se muera de hambre).

«Suiza es muy restrictiva. Por ejemplo, no se puede ir con hiyab. Ella se ha aclimatado y eso se ha visto completamente con el cambio radical que ha sufrido en su estética: modosita, bien vestida, bien peinada. Eso ya dice mucho de lo que te exigen en ese país»,

Por eso los emigrantes no creen que

«ningún organismo, sindicato o facción suizo tenga a bien a acoger a Anna Gabriel en su seno, porque al día siguiente la cúpula de esa organización estaría disuelta».

Una figura política como la de la exdiputada de la CUP, que ha decidido no hacer frente a la Justicia huyendo a otro país, «no entra en la mente del ciudadano suizo de a pie». (El trabajo que mendiga Anna Gabriel en Suiza tras disfrazarse de pija).

Los políticos catalanes fugados, para Burgo,

«no son emigrantes, son cobardes. Pretenden burlarse de la ciudadanía y no estamos en una dictadura, no se les ha quitado ningún derecho como sí se hizo con los emigrantes de los 60. Los que tuvieron que exiliarse en la posguerra no podían manifestar sus opiniones ni en público ni en privado. Y a ellos nadie les ha puesto una mordaza para que no digan lo que quieren».

Una de las incógnitas que rodean la estancia de Anna Gabriel en Ginebra es la factura.  «Con menos de 3.500 euros al mes no se puede vivir», cifra Pilar Burgo. La vida es cara; los seguros, obligatorios y la sanidad, privada.

El acceso a la sanidad cuesta 400 francos suizos mensuales -unos 350 euros al mes-, un café vale 4 euros y un alquiler de un apartamento de 60 metros cuadrados en el centro de Ginebra asciende a algo más de 1.700 euros.

«Ella no se puede comparar con una emigrante. Y, si se hace la víctima, mal vamos. Porque entonces los emigrantes de verdad se sentirán despreciados, relegados a ser ciudadanos de cuarta cuando peleamos por ser de segunda. Todo por una persona que viene con todas las facilidades»,

finaliza Burgo.

Arcadi Espada estalla por la fugada Anna Gabriel

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído