La Guardia Civil oía sus exclamaciones

La asesina Ana Julia insultaba al pequeño Gabriel mientras trasladaba su cadáver

Los agentes de la benemétita pusieron micrófonos y una baliza de seguimiento en los coches de la familia que usaba la acusada

La asesina Ana Julia insultaba al pequeño Gabriel mientras trasladaba su cadáver
Ana Julia en un selfie con el niño Gabriel Cruz. TT

Tras matarlo, desnudándolo parcialmente y trasladándolo hasta el jardín, lugar donde previamente ha hecho un hoyo con una pala, enterrándolo a continuación

La Guardia Civil sospechaba de ella y discretamente, sin la menor filtración o gesto extraño, tejió la red para atraparla (Ana Julia Quezada, la dominicana cariñosa que devoraba machos como una ‘mantis’ religiosa).

Una de las decisiones que tomaron los agentes, para estrechar el cerco en torno a Ana Julia Quezada, la novia del padre del desaparecido Gabriel, fue pedir autorización al juez para instalar balizas de seguimiento y micrófonos en los coches de la familia que usaba la acusada.

A través de uno de estos artefactos, el implantado en el Nissan Pixo que habitualmente conducía la dominicana y en el que se encontró el cadáver del pequeño, los agentes de la Benemérita pudieron escuchar en vivo las «expresiones vejatorias» contra el chiquillo muerto, que profería su asesina mientras conducía con el cáver en el maletero.

Primero dando vueltas absurdas sin rumbo, y después dirigiéndose casi de forma automática al piso en la Puebla de Vícar que la criminal compartía con el padre del niño.

Esa revelación consta en el auto que este 15 de marzo de 2018  firmó el titular del juzgado número 5 de Almería, Rafael Soriano, y al que ha tenido acceso Mayka Navarro del diario ‘La Vanguardia’.

En sus distintas declaraciones, ante la Guardia Civil y ante el propio juez y el fiscal, la mujer ha contado que mató al niño, después cavó un hoyo para ocultar el cadáver.

El magistrado sin embargo, altera el orden de la secuencia, y explica en el auto:

«Tras matarlo, desnudándolo parcialmente y trasladándolo hasta el jardín, lugar donde previamente ha hecho un hoyo con una pala, enterrándolo a continuación».

Ese previamente da a entender que la mujer pudo cavar la fosa mientras el niño jugaba en la finca, pero en ningún caso la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, la UCO, tiene elementos que avalen que la mujer ya cavó la fosa antes del secuestro, el pasado 27 de febrero de 2018 (La terrible venganza que preparan contra Ana Julia las cabreadas presas de El Acebuche ).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído