Para morirse no hace falta nada más que estar vivo

Misterios: las 10 muertes más tontas de la Historia

De algo nos tenemos a morir, ya sea por causas naturales, o por un extraño accidente, pero los casos que te contamos aquí eran de todo, menos inevitables. Para tomar nota.

Como decía mi abuela, para morirse no hace falta nada más que estar vivo.

A estas 10 personas la muerte les llegó de manera inesperada y bastante inusual:

  1. «Le defenderé hasta la muerte»
    Clement Vallandigham, abogado, se disparó sin querer mientras trataba de demostrar en un juicio que la víctima del hombre al que defendía pudo haberse disparado por accidente. El acusado fue absuelto tras esta convincente demostración, pero el abogado murió.
  2. Muerte por salto de fe (1993)
    Un abogado de Toronto se lanzó contra una ventana del Toronto Dominion Centre para demostrar a unos visitantes que las ventanas eran irrompibles. Y tenía razón, la ventana no se rompió, sólo se salió de su sitio provocando la caída y muerte del abogado.
  3. Una muerte caída del cielo (455 AC)
    El filósofo ateniense Esquilo andaba metido en sus filosóficas cavilaciones cuando un águila dejó caer una tortuga sobre su cabeza matándolo. No había más campo…
  4. Un tropezón con la muerte (1567)
    Hans Steininger, un burgomaestre con una barba de casi un metro y medio, se tropieza con su barba, se cae y se rompe el cuello. ¡No se salvó por un pelo!
  5. «Me muero por un pis» (2007)
    Jennifer Strange murió por una insuficiencia de la vejiga al intentar ganar un extraño concurso radiofónico llamado «Aguanta el pis por una Wii» (tiene más sentido en inglés «Hold your wee for a Wii»).
  6. ¿Cómo estaba la comida? De muerte (1771)
    Adolf Frederick, rey de Suecia, muere de un atracón ridículo de comer. ¡Glotoncete!
  7. Cuando los coyotes se ponen feos… (2009)
    El cantante folk canadiense Taylor Mitchell muere atacado por coyotes en el único ataque de esta especie contra un ser humano del que se tiene noticia. Quizás no les gustaba el tipo de folk que cantaba Mitchell.
  8. Concursos de comida asquerosa
    Edward Archibold muere atragantado tras ganar un concurso de comer cucarachas. ¡Con la de cosas que hay para atragantarse!
  9. «Un robot no hará daño a un ser humano ni, por inacción, dejará que un ser humano sufra daño» (1979)
    Robert Williams, un trabajador de la Ford, tiene el dudoso honor de convertirse en la primera persona en morir a manos de un robot; uno de los brazos de la cadena de montaje le golpeó la cabeza y lo mató.
  10. «No te rasques que se infecta» (1923)
    George Herbert murió tras cortarse una picadura de mosquito cuando se afeitaba. La picadura se infectó y murió de pneumonía.

CURIOSIDADES SOBRE LA MUERTE

La muerte es hacia donde todos nos dirigimos día tras día, y no sabemos cuándo llegará ese momento (y saberlo tal vez sería peor). Es un tema que nos preocupa a todos, que nos lleva a reflexionar y pensar muchas cosas. Pero pocas veces pensamos en cuáles son los procesos científicos que la explican.

En cuanto a personas de ciencia se refiere, es probable que Tycho Brahe (1546-1601) sea una de las más peculiares de la historia. La figura de este noble y astrónomo danés estaba rodeada de detalles excéntricos, como la nariz prostética que lució desde que perdió la suya en un duelo, el juglar con enanismo que vivía en su castillo y decía ser clarividente o el alce que guardaba como mascota y que murió al caer por las escaleras durante una fiesta, embriagado por el alcohol que le daban los invitados. Incluso la muerte de Brahe fue estrambótica: falleció por las complicaciones provocadas por una rotura de vejiga que sufrió después de contenerse la orina demasiado tiempo en un banquete, ya que se negaba a levantarse a evacuar porque no quería incumplir las normas de etiqueta.

Muerte biológica
Se podría decir que la muerte es el resultado de varios factores por los que el cuerpo no es capaz de mantener las constantes para sustentar su vida.

Las células, según van pasando los años, lo tienen más difícil para regenerarse, esto y los problemas neurológicos son los que nos llevan a una muerte natural.

La muerte puede ser de varios tipos, cerebral, celular, orgánica, etcétera. El cuerpo se descoordina y algunos órganos dejan de funcionar, otros pueden seguir haciendo su trabajo durante un tiempo. ¿Sabías que después de muerto las uñas y el pelo sigue creciendo durante meses?

Muerte clínica
La muerte clínica está diagnosticada por médicos o conocedores del tema y esta es la que indica que un cuerpo está muerto del todo, consta de tres pasos.

Muerte del sistema respiratorio, al dejar de respirar el corazón se va deteniendo y no bombea oxígeno a las células.

Muerte del sistema circulatorio, finalmente no hay oxígeno en el cuerpo.

Y luego se produce la muerte de la función nerviosa, y la luz se apaga. Debido a todo esto, el cerebro deja de funcionar.

Otro síntoma de la muerte es el enfriamiento del cuerpo, esto ocurre por el cesa de la circulación en el mismo. Rigidez, putrefacción y manchas cutáneas, producidos por la falta de oxígeno, son otras muestras de lo mismo.

Desde un centro médico, aparte de lo citado anteriormente, se puede monitorear un cerebro mediante un encefalograma y ver cómo las neuronas dejan de funcionar progresivamente hasta que no se produce ningún impulso eléctrico, y el cerebro queda «muerto» en la pantalla.

La muerte en las sociedades
El cerebro ha dejado de funcionar de manera irreversible y se acabó.

Ahora quiero darle el toque de misticismo al artículo para entretenernos y hacernos pensar. El ser humano teme a la muerte casi por naturaleza pero también es natural morir, es una ley natural.

Estos temas dan escalofríos y nos hacen cuestionar muchas cosas, como si habrá algo o no. Si hay algo después de la muerte bien, y si no hay, no te vas a dar cuenta, por lo que realmente no importa.

En la mayoría de las culturas es un momento triste, pero en otras es motivo de alegría y de fiesta, pues se cree que están en otro lugar, mucho mejor que este y que la muerte es sólo una frontera que atravesar.

Pero lo cierto es que cuando mueres, por aquí, no vuelves a pasar, o quizá sí porque te reencarnes, pero ¿y cuándo el sol se extinga? Lo cierto es que todo tiene un final.

Un dato para algunos desconocido es que se cree que la luz blanca de la que siempre escuchamos hablar sucede cuando las neuronas empiezan a apagarse y en estas se liberan ciertas hormonas.

Si te gusta leer te invito a que lo hagas sobre las diez causas de muerte más comuneso sobre las peores teorías sobre el origen del hombre.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído