Emotivo funeral por el alma de José Manuel Arcos Sánchez, de 47 años, muerto por el disparo de un delincuente durante un control rutinario en la localidad granadina de Huétor Vega

Con este dolor y orgullo cantan los familiares del guardia civil asesinado el himno de la Benemérita

Al valiente agente le han impuesto a título póstumo la Cruz de la Orden al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo

Dolor y rabia entre gritos de «Viva España» y «Viva la Guardia Civil». El féretro de José Manuel Arcos engalanado con la enseña nacional llegaba este martes 16 de octubre de 2018 por la mañana a los pies de la escalinata que da acceso a la Catedral de Granada, y era recibido con los acordes del himno de España. (Guardia Civil: Atrapan al facineroso que mató a un agente de la Benemérita esta madrugada).

José Manuel Arcos, y su asesino, ‘El Kiki’

En presencia del director general de la Guardia Civil, Félix Azón, quien le había  impuesto a título póstumo la Cruz de la Orden al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo, del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de dos centenares de agentes en representación de la plantilla de la Benemérita de la provincia, llegaba a hombros de ocho compañeros.

Detrás, su viuda, sus hijos, entre ellos el mayor de ellos cuya vocación es honrar la memoria de su padre siguiendo sus pasos ingresando en la Guardia Civil, y el padre del fallecido que portaba orgulloso el tricornio de su hijo. Destrozados, entonaron con orgullo algunas estrofas del himno de la Guardia Civil.

El padre del agente asesinado ha recogido su tricornio mientras se escuchaba también el himno de ‘La muerte no es el final’, presente en todos los actos que celebran las Fuerzas Armadas Españolas para homenajear a sus soldados caídos, y la viuda y sus hijos se han acercado al coche fúnebre para besar el ataúd.

Con este son han acompañado los asistentes han acompañado al féretro de José Manuel Arcos que iniciaba ya el camino hacia el cementerio de San José, en donde sus restos han recibido cristiana sepultura.

 

El agente, de 47 años, murió durante la madrugada de este lunes tras recibir un disparo en la ingle con su arma reglamentaria por parte de un delincuente habitual en un control rutinario en la localidad granadina de Huétor Vega. El facineroso acababa de robar un bar de la localidad.

Su asesino es Juan Antonio Moyano, alias ‘El Kiki‘, que ha cumplido distintas condenas por robos y atracos que ha ido acumulando a lo largo y ancho de las más de 25 detenciones que figuran en su currículo. 

El suceso se produjo cuando el mentado bajó del coche tras darle el alto el agente que estaba con una compañera, y de repente emprendió una carrera para huir.

El agente salió tras este delincuente, quien se escondió en un pequeño parque cercano, ubicado entre las avenidas Doña Juana e Ingeniero Santa Cruz de Huétor Vega. Cuando vio al guardia entrar al parque se abalanzó sobre él, mantuvo un forcejeo y logró doblarle las muñecas para conseguir resituar el cañón del arma reglamentaria en el cuerpo del ahora fallecido.

Después apretó el gatillo. La compañera del guardia civil, situada metros atrás porque había quedado en la zona donde estaban los vehículos, abrió fuego contra este delincuente, que logró darse a la fuga a pie. Antes, arrojó una mochila con un subfusil y el dinero robado en el bar al patio de una vivienda que lindaba con el parque donde sucedieron los hechos. Fue detenido poco después.

La agente presente en el lugar de los hechos comenzó a prestar los primeros auxilios a José Manuel Arcos, quien quedó postrado en el suelo del parque. Los primeros vehículos policiales llegaron de forma inmediata y uno de estos coches fue el encargado de trasladarlo al Hospital del PTS, donde ingresó en parada cardiorrespiratoria.

Le practicaron una larga reanimación, pasó por quirófano y tras efectuarle numerosas transfusiones sanguíneas no pudo sobrevivir.

José María Rodríguez es redactor en Periodista Digital. @JMRMontero

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído