CRIMEN Y CASTIGO

El triángulo mortal de Denisa, Mario y Rocío: «Te buscaré cuando estés sola y te mataré»

La joven de 17 años asesinada en Alcorcón fue apuñalada por la actual novia de su ex parejaiempo

El triángulo mortal de Denisa, Mario y Rocío: "Te buscaré cuando estés sola y te mataré"
Denisa, Mario y Rocío EE

Hechos como éste nos dejan claro que debemos prestar mucha mas atención a nuestros jóvenes y sus conflictos.

Una sociedad con estíulos diversos, muy mal gestionados, conlleva la explosión de conductas no deseadas e incalculables en su origen (Graban la muerte de una joven y suben el vídeo a Facebook).

Los celos son una respuesta emocional que surge cuando una persona percibe una amenaza hacia algo que considera propio.

Comúnmente se denomina así a crear una posibilidad que induce sospecha o inquietud de que la persona amada preste atención en favor de otra generando incomodidad.

La Policía Nacional arrestó a última hora del 26 de noviembre de 2018 a Rocío Martínez, de 19 años y nacionalidad española, acusada del acuchillar mortalmente a Denisa María, rumana de 17, a las puertas de su casa en Alcorcón.

Y ahora, para fijar responsabilidades penales, trata de tener claro si fue «susto» que se fue de madre o un ataque mortal perfectamente planificado.

Denisa María no había hecho nada salvo dejarse llevar por la hilaridad que ofrece la adolescencia. Tener un novio (u otro), cosechar un amor sin perdurabilidad (o caduco), cambiar de chico (o chica). Nada grave. (El terrible vídeo de la muerte por sobredosis del rapero neoyorquino Lil Peep)

Quién no lo ha hecho a su edad. A ella, sin embargo, le ha costado la vida. No debería. Pero esa relación de idas y venidas con su ex pareja ha sucumbido en un triangulo amoroso fatal, según recoge David Palomo en El Español.

Rocío llevaba meses amenazando a la víctima por medio de WhatsApp y llamadas con número privado.

«Voy a buscar el momento en que estés sola para matarte», señalaba en uno de los mensajes.

Pese a que todos en el entorno de la malograda estaban al tanto de las intimidaciones, no constaban denuncias al respecto:

«Pensábamos que no llegaría tan lejos».

Pero lo cierto es que el domingo, alrededor de las diez de la noche, alguien llamó a la puerta del local «acondicionado» como vivienda en el que Denisa María vivía junto a su novio, en la confluencia de las calles del Desmonte y Cuenca, según recoge Aitor Santos Moya en ABC.

Denisa, claro, nunca lo intuyó. Se enamoró de Mario; estuvo saliendo con él. Mantuvo, en definitiva, una relación de idas y venidas.

«Habían estado a punto de volver, pero…».

Aquello, sin embargo, se acabó. Ambos dieron con un motivo para despedirse temporalmente.

Él encontró a Rocío y ella a Iván, su actual pareja. Se separaron. Ya está. Ahí podría haber terminado todo. No lo hizo. Entonces, comenzaron las amenazas, según ha mantenido la familia desde su muerte, y los ‘líos’.

La menor, de nacionalidad rumana, interrumpió momentáneamente la conversación telefónica que mantenía con su amiga Silvia y abrió sin preguntar.

A partir de ahí, los hechos se difuminan. Según las primeras pesquisas, Rocío aprovechó la ocasión para asestarle al menos una puñalada en la zona del abdomen y huir a la carrera.

La fuerte lluvia caída en ese momento complica sobremanera la reconstrucción del embate. Fue la propia Silvia quien acudió en su auxilio tras escuchar por el móvil la voz de la atacante.

Cuando llegó, Denisa yacía sobre la acera, aún con un hilo de vida. Presentaba una herida con evisceración y estaba en parada cardiorrespiratoria. Tras lograr revertirla, los facultativos del Summa-112 la trasladaron hasta la Fundación Hospital Alcorcón, donde falleció al día siguiente debido a la gravedad de las lesiones sufridas.

Hasta el domingo por la noche. A las 22:00 horas, Denisa estaba en casa de su novio hablando con Silvia, su amiga. Llamaron a la puerta y salió a abrir. Su compañera escuchó que pronunciaba el nombre de «Rocío».

Después, nada más. La joven de 17 años salió a pedir ayuda, pero cayó al suelo. Había sido apuñalada en el abdomen. Murió en el hospital. El triangulo amoroso -todo según la principal hipótesis que se baraja- había escrito un final amargo.

El Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional, encargado de esclarecer el caso, situó en el centro de la investigación a Rocío, la pareja actual del exnovio de Denisa. Los propios padres, así como amigos y allegados de la víctima, hicieron públicas las continuas amenazas que la sospechosa habría vertido contra ella.

«Te rajaré hasta matarte» o «Voy a pagar a alguien para que te mate» fueron solo algunas de las «perlas» recibidas por la finada.

La Policía Nacional apunta a los celos como causa de la agresión mortal.

«Se la tenía jurada».

En la zona, Rocío era conocida por su facilidad para meterse en jaleos.

«Consumía cocaína de forma ocasional».

Eso desvela un conocido, quien recuerda, además, una pelea anterior a la entrada de su instituto:

«Vino a buscar a una chica».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído