SOSPECHAN DE ‘EL CHICLE’

Escalofriante, la familia pide ayuda: su hija salió a correr y fue brutalmente asesinada

Escalofriante, la familia pide ayuda: su hija salió a correr y fue brutalmente asesinada
Déborah, en una foto poco antes de ser asesinada.

Diana Quer, el pequeño Gabriel Cruz o más recientemente Laura Luelmo, han sido los últimos casos más mediáticos de desapariciones y crímenes que han mantenido en vilo a la sociedad española.

Pero hay otros asesinatos que sin motivo o explicación aparente no ocupan ni media página o medio segundo en los medios de comunicación. Son casos invisibles u olvidados como el de Déborah, una joven gallega que hace más de 17 años salía a correr, desaparecía y encontrada muerta en Tui (Pontevedra) días después en una cuneta.

Un crimen que no se ha resuelto policialmente y que la Justicia ha archivado hasta ahora. Hasta ahora porque, según constata Periodista Digital, su familia solicita colaboración ciudadana, mediante una petición de firmas en Change.org, para que se reabra el caso y pueda esclarecerse el brutal asesinato de la joven.

La familia incluso cree que el asesino de Diana, José Enrique Abuín El Chicle, podría estar implicado en el crimen.

Puede firmar pinchando aquí.

Así lo cuenta Sara, hermana de Déborah: «Hace 17 años, mi hermana Déborah salió a correr y nunca volvió. Tras 10 días desaparecida, se encontró su cuerpo desnudo en una cuneta a más de 40 kilómetros del último punto donde se le había visto con vida. ¿Con quién se encontró? ¿Que pasó en esos 10 días?».

 Explica: «El crimen sigue impune y el caso está temporalmente archivado a falta de nuevas pruebas».

Aporta detalles de lo ocurrido aquel fatídico día: «Han pasado años, pero el hallazgo de nuevos indicios podrían dar un giro a la investigación para detener a quien mató a mi hermana.  Necesitamos que se reabra el caso. Queremos evitar que prescriba en tres años». Cuando fue asesinada  tenía 21 años. Salió de casa sin llevarse ropa o dinero, sin documentación o tarjetas de crédito. Tan sólo salió a hacer footing«.

«La autopsia confirmó que mi hermana había muerto por sofocación posiblemente asfixiada con un objeto blando, se demuestra que las pruebas que rodeaban su cuerpo son ficticias, alguien se molestó en que no le pudiesen inculpar a su asesino«, añade.

«Pedimos al Juzgado número 2 de Tui que reabra el caso. Lo solicitamos con nuestro abogado, pero queremos contar con una mayoría ciudadana que nos apoye», anuncia.

Lamenta que hayan «pasado más de 5 equipos de investigación, se ha cambiado 3 veces de juez y nada esclarece la muerte de mi hermana. Pronto prescribirá el crimen y será tarde para encerrar a quien se llevó a Déborah«.

Termina con una confesión escalofriante: «Mis padres ya no tienen fuerza para seguir luchando pero yo sí voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que el asesinato de mi hermana no quede impune».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído