GUERRA CONTINUA

La Fiscalía da un giro inesperado al caso del pequeño Julen que deja helada a su familia

La Fiscalía da un giro inesperado al caso del pequeño Julen que deja helada a su familia
El primo, el padre y la madre de Julen.

La Fiscalía de Málaga ha presentado un escrito en el Juzgado de Instrucción número 9, el que se encarga de la investigación abierta sobre la muerte del pequeño Julen tras caer en un pozo de 71 metros de profundidad en Totalán, en el que pide a la jueza que cite a declarar como investigado por un delito de homicidio imprudente al dueño de la finca en la que ocurrieron los hechos, David Serrano (El grito desconsolado del padre de Julen: «Me maldigo»).

Así lo ha decidido el fiscal encargado del caso, después de haber estudiado el informe definitivo del caso que la Guardia Civil concluyó la semana pasada (Estas son las cuatro versiones detrás de la caída de Julen al pozo de Totalán).

Según información que ofrece el diario malagueño Sur, el representante del Ministerio Público también ha solicitado a la jueza que cite a declarar a una docena de personas más, como el pocero, los padres del pequeño Julen, guardias civiles, senderistas que estaban en la zona o el maquinista que realizó la zanja en cuya extremidad se situaba el pozo, todas ellas en calidad de testigo (Los jueces denuncian al socialista director de la Guardia Civil por revelar un secreto de Julen).

Según ha podido saber Periodista Digital, la noticia ya ha sido comunicada al afectado y caído como una auténtica bomba en el seno de la familia del pequeño Julen. David Serrano es primo del padre del pequeño y no contaban con su imputación en el caso ya que en sus declaraciones, iniciales tanto al juzgado como a la Policía Judicial, toda el peso de la responsabilidad lo habían volcado sobre el pocero.

Serrano comparecía hace unas semanas en rueda de prensa para explicar qué ocurrió el día en que el pequeño cayó en el pozo. En su declaración, de apenas tres minutos, insistía en que advirtió del peligro que había pero que «en la vida pensó que por ahí cabía un niño». 

David Serrano también señalaba que las obras eran para una plantación de aguacate y no para construir una vivienda. En este sentido había dicho que el pocero no había cerrado la prospección de búsqueda de agua y que las obras que se estaban llevando a cabo era para cerrar el pozo.

Autor

Salomon Lush

Experto en redes sociales y especializado en información política y medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído