CRIMEN Y CASTIGO

El espeluznante vídeo de la madre asesina de Godella escondida semidesnuda en un bidón azul

Fue la Guardia Civil quien encontró a María Gombau, la acusada de matar a sus dos hijos. Dijo que estaba allí porque se ocultaba de su marido

Estremece todo en este asunto (La lucha desesperada e inútil de la abuela por salvar a los niños de sus desquiciados padres)

María Gombau, madre de Godella, acusada de asesinar a golpes a sus dos hijos, estaba desnuda y escondida en un bidón cuando fue localizada por la policía (La madre que mato a sus niños está chalada pero no es tonta: despistó a los Servicios Sociales).

En la imágenes del vídeo filmado por los agentes de la Benemérita, puede verse el momento en el que un perro de la Guardia Civil la encuentra (La madre que mato a los dos niños convocó a sus amigas para una barbacoa de despedida).

Un bidón azul y unas piernas desnudas que sobresalían de él. En su interior, María Gombau, la parricida de Godella.

Esa es la escena que se encontró Chico, un perro de la Guardia Civil, mientras buscaban a la mujer acusada de matar a sus dos hijos, Amiel e Ixchel, de tres años y medio, respectivamente.

El animal guió a los agentes al lugar donde Gombau, según dijo, estaba allí porque se escondía de su marido, segúnrecoge Silvia Gil en El Español.

Según ha informado Cuatro al día, en las imágenes se observa cómo la mujer pide ayuda y le dicen que salga con cuidado del bidón.

Sin embargo, se dan cuenta de que no puede salir de él y lo ponen de pie para conseguirlo. (La macabra canción del padre de los niños asesinados en Godella: «Los cuentos siempre acaban bien»)

Fue Chico, un perro de la Guardia Civil, quien encontró a la supuesta asesina dentro de un bidón. Cuatro al día

Tiempo después Gombau llevó a los agentes hasta las tumbas de sus hijos. Fuentes de la investigación han explicado que María sufrió un brote psicótico la noche que acabó a golpes con la vida de sus dos hijos. A los agentes de la policía, la acusada de los dos asesinatos les habría dicho que lo hizo porque era una orden de Dios.

Tras recibir atención médica en el Hospital La Fe, fue trasladada a la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Llíria. Allí fue reconocida por un forense y posteriormente enviada a la prisión de Picassent donde se le ha aplicado el protocolo de prevención de suicidios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído