Crimen y castigo

Esta es Josefa, la madre que prostituía a sus hijos por 20€, y el depredador Andrés, músico y vecino ‘ejemplar’

Los abusos de extendieron durante siete años en un pueblo de Sevilla. Nadie sospechaba del creador de la banda de música

Esta es Josefa, la madre que prostituía a sus hijos por 20€, y el depredador Andrés, músico y vecino 'ejemplar'
Josefa y Andrés EE

Resulta casi imposible de creer que una madre fuera capaz de tales actos, pero la realidad supera siempre cualquier pensamiento imaginario. La peor madre del año: Obliga a su hija de 13 años a prostituirse y a otra de 9 a pedir limosna

Durante al menos siete largos años, de 2007 a 2014, entre los 16.500 habitantes del pueblo de Las Cabezas de San Juan (Sevilla) se desarrolló en secreto y a diario un drama deprimente de explotación sexual infantil que, según ha declarado probado este mes la Audiencia Provincial, sólo conocían sus cinco protagonistas.

Una madre drogadicta, Josefa V. M., obligaba con amenazas y palizas a tres de sus cuatro hijos (dos niñas y un niño) a prostituirse a cambio de dinero con un respetado vecino y padre de familia, Andrés M. C..

La sentencia, conocida esta semana, de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial, de la que ha sido ponente la magistrada Mercedes Alaya (la instructora del macrocaso de los ERE falsos de la Junta de Andalucía), ha condenado a Josefa a 40 años de cárcel y a Andrés a 36 años por delitos de agresión sexual continuada en concurso con prostitución de menores, más maltrato habitual en el caso de la mujer (con atenuante por adicción grave).

Cumplirán un máximo de 20, según recoge Eduardo del Campo en El Español.

Según establece el fallo judicial, el condenado, que entonces tenía entre 68 y 75 años, sometía a los menores, de entre 9 y 15 años, a diferentes prácticas sexuales, en varios escenarios y siempre a escondidas: la casa familiar de él, su bar, su casa de campo y la casa de los menores.

Empezó con la hija mayor de Josefa en 2007, el año en que la niña (nacida en junio de 1994) cumplía 13. La besaba, le tocaba sus genitales y sus pechos por encima de la ropa y una vez le quitó las prendas para manosearla desnuda (el tribunal no ha considerado acreditado que le metiera los dedos en la vagina y que la obligara a hacerle una felación).

Los encuentros (algunos en presencia de la madre) cesaron cuando la adolescente cumplió 15 años y se fue de casa en 2009. Madre fuerza a su hija de 8 años a masturbar a su padrastro por un «reto swinger online»

Más tarde, Josefa le ofreció a Andrés a su segundo hijo, nacido a finales de 1999. Al menos en un periodo de cinco o seis meses entre 2013 y 2014, cuando el chico tenía entre 14 y 15 años, el hombre (aprovechando los momentos en que no estaban su mujer, sus hijas u otros familiares) lo recibía en su casa del pueblo o el chalé del campo y allí consumaba sus abusos sexuales, sin límites.

En paralelo, el condenado agredía también sexualmente a la tercera hija de Josefa, ofrecida por ésta. La niña, nacida en agosto de 2003, tenía nueve años cuando comenzaron los primeros encuentros que ella recuerde, que se prolongaron casi todos los días hasta que, con 11, ingresó en un centro de acogida inmediata de la Junta de Andalucía, en octubre de 2014.

Refiere el tribunal que, al igual que ocurría con sus hermanos mayores, su madre la obligaba con amenazas y golpes a ir al encuentro del vecino, que empezaba por desnudarla y tocarle sus genitales. Añade la sentencia que el hombre estaba empeñado en «quitarle su virginidad» y que para ello le ofrecía «regalos».

A veces estos encuentros se producían en presencia de su hermano mayor. En el juicio, ambos recordaron cómo contemplaron los abusos máximos sufridos por uno y otro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído