CRIMEN Y CASTIGO

La Guardia Civil logra que un tipo no venda por internet una pata de elefante como si fuera un taburete

La Guardia Civil logra que un tipo no venda por internet una pata de elefante como si fuera un taburete
Patas de elefante usadas como taburetes. GC

Lo han pillado metiendo la pata, literalmente (La Guardia Civil detiene a 4 menores marroquíes por violar a una niña española, compañera de Instituto).

Un anuncio en las redes sociales le delató (La Guardia Civil analiza el ADN de los 50 contactos de Miriam en Tinder para encontrar entre ellos al asesino).

La Guardia Civil investiga a un hombre por su relación con la venta en internet de una pata real de un elefante protegido con forma de taburete, pues es una de las especies amenazadas incluida en el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, en sus siglas en inglés) (La emotiva despedida de un Guardia Civil en su último día de servicio antes de jubilarse).

La operación, denominada «Pattuse», se inició el pasado febrero después de que agentes del equipo SEPRONA de la Guardia Civil averiguaran, a través de las redes sociales, que se estaba ofertando para su venta una pata de elefante con forma de taburete.

Los agentes contactaron con el anunciante, un hombre de 41 años y de origen búlgaro, e intervinieron de forma cautelar el producto que fue entregado en las oficias del servicio de inspección SOIVRE de Valencia para analizar si se trataba de una pata real de elefante, según ha informado este martes la Guardia Civil.

Tras comprobar su autenticidad, y que la pata era de un animal protegido incluido en el apéndice I del Convenio de protección CITES, los agentes abrieron una investigación y acusaron al vendedor por un presunto delito relativo a la protección de la flora y la fauna.

Por otra parte, la Guardia Civil de Valencia ha tomado también declaración como investigados a una mujer, de 27 años y de nacionalidad española, y a un varón de 30 y origen pakistaní, por un delito relativo a la protección de la flora y la fauna.

En diciembre, los agentes tuvieron conocimiento de que dos personas habían comercializado con dos Loros Yaco, uno de ellos de cola roja y otro de cola vinagre, ambas especies incluidas en el apéndice I (Anexo A) del Convenio CITES, con un valor de unos 1.000 euros.

Esos especímenes fueron intervenidos cautelarmente y depositados en el Centro Municipal de Acogida de Especies Exóticas y Avifauna de Valencia, donde fueron examinados por un veterinario.

La Guardia Civil instruyó diligencias penales contra los dos comerciantes que han sido entregadas en la Fiscalía Provincial de Valencia (Sección de Medio Ambiente), han indicado las mismas fuentes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído