CRIMEN Y CASTIGO

María, la asesora en Infancia de Podemos, tenía secuestrado a su hijo en un ‘búnker’

María, la asesora en Infancia de Podemos, tenía secuestrado a su hijo en un 'búnker'
Rafael y su hijo. María Sevilla, la madre detenida por secuestro. EP

Al crío no lo dejaban salir del ‘búnker’, una casa abandonada, rodeada por doquier de escombros, maleza y cascotes.

Alguna tarde, cuando estaban completamente seguros de que no había nadie en los alrededores, lo soltaban un rato, como si fuera un perro (Detenida la podemita María Sevilla, presidenta de Infancia Libre, por secuestrar a sus hijos).

Entonces, María Sevilla y su nueva pareja abrían la puerta de la enorme casa en ruinas y dejaban entonces salir a S., de 11 años, que tenían encerrado desde hacía meses.

Rafael, el padre del pequeño secuestrado por la asesora de Podemos, María Sevilla, ha hablado con Carlos Cuesta que recoge la conversación este 2 de abril de 2019 en OKdiario:

«Ella ha estado asesorada y se ha ocultado muchísimo. Ha tenido que tener ayuda de alguien porque si no se puede entender. La Policía Judicial se ha empleado a fondo como si se tratara de una banda organizada».

El hombre ha tardado varios meses en encontrar, con ayuda de la Policía, a su hijo desaparecido.

«Estaban encerrados como si fuera un búnker. Mi hijo salía un poquito por la noche a que le diera el aire».

«Yo estoy ya con el niño. Está anímicamente bien… pero trae muchos problemas. El sábado fuimos a comer a un restaurante y fue horrible. No había ido nunca a un restaurante a comer. Le han destrozado, después de no ir al colegio en dos años está con un nivel académico por los suelos».

«Lo que más me preocupa son las secuelas que le van a quedar a mi hijo. Es lo que más preocupa. Y es por lo que hay que luchar ahora con todos los medios a mi alcance, con psicólogos, para reducir esas secuelas al mínimo».

«Ahora sé cosas que si hubiera sabido en su momento me habría vuelto loco. Se que estaban encerrados, con una parcelita. Veían telenovelas, se levantaban tarde. No he querido forzarle a que hable. Aún no sé mucho de lo que han vivido».

La secuestradora es ‘experta’ en Infancia

La detención policial por el secuestro de su hijo de la asesora de Podemos en materia de protección a la infancia sigue arrojando ‘horrores’.

Y los detalles de la manera en la que mantenía a su primer hijo -de 11 años- y a una segunda -de 6 años- son estremecedores.

A cinco kilómetros de Villar de Cañas (Cuenca), ocultos en una urbanización con una extensión más grande que la del propio pueblo, vivían desde hacía algunos meses la presidenta de la asociación Infancia Libre, su pareja, el hijo que tenían en común y el menor de 11 años que María Sevilla tenía en común con su pareja anterior.

El estado en que encontraron a los menores cuando la mujer fue detenida imputada por un delito de sustracción de menores llamó la atención de los agentes.

Estuvieron varias semanas vigilándoles. Los agentes de la Policía Nacional pudieron comprobar como los niños apenas salían de casa durante el día. Se pasaban todo ese tiempo de sol durmiendo.

Los padres les tenían ocultos como murciélagos hasta que caía la noche. Así, para evitar ser vistos por ojos ajenos y curiosos, solo los sacaban de paseo cuando caía la luna.

En condiciones «inhumanas», sin escolarizar: así tenían a los niños María Sevilla y su pareja, José Antonio Cantos Herráiz. Perdidos en medio de una finca de 6.000 metros cuadrados a las afueras de un pequeño rincón de Castilla-la Mancha.

LA ASESORA DE PODEMOS

Ella se llama María Sevilla, persona muy cercana a una de la figuras emergentes de Podemos, Ione Belarra. Y tenía a sus hijos encerrados en una casa de campo, aislada, vallada y en una zona medio despoblada de Tarancón para evitar que los niños fueran vistos.

Ella era la musa y superasesora de Podemos en materia de protección a la infancia frente a la violencia de los padres. Y la Policía Judicial -que ha llevado a cabo la operación- la ha detenido por secuestrar a su hijo de una primera pareja y apartarlo ilegalmente de su padre; por tener a este hijo -de 11 años- sin escolarizar y escondido en una casa en el campo en una pedanía de Tarancón; y por tener exactamente igual -sin escolarizar- a su segundo hijo -una niña de seis años- de una segunda pareja.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído