CRIMEN Y CASTIGO

La Guardia Civil atrapa al chaval de 16 años que hace dos asesinó a su madre adoptiva

La víctima, Elisa Polo, de 51 años, fue hallada muerta en su cama sin síntomas de violencia, pero la autopsia determinó que había fallecido por asfixia

La Guardia Civil atrapa al chaval de 16 años que hace dos asesinó a su madre adoptiva
Asfixia. EP

La Guardia Civil ha detenido en Fuengirola (Málaga) a un menor gaditano de 16 años acusado de haber matado hace dos años en Chiclana de la Frontera (Cádiz) a su madre adoptiva (Violan a una joven, lo denuncia y vuelven a violarla en venganza).

La detención del chaval se produjo hace unas semanas tras dos años de investigación de la Policía Judicial de la Guardia Civil (Seis facinerosos violan a una niña de 12 años en un autobús de Birmingham).

La víctima, Elisa Polo, de 51 años, fue hallada en 2017 muerta en su cama sin síntomas de violencia, pero la autopsia determinó que había fallecido por asfixia.

A raíz de este dato la Guardia Civil comenzó una investigación que ha concluido ahora con la detención de su hijo adoptivo, que tenía 14 años cuando sucedieron los hechos y es de origen ruso.

Según informa ‘Diario de Cádiz’, la mujer, gobernanta del hotel Riu en el Novo Sancti Petri, y su pareja, jefe de bares de este establecimiento, habían adoptado a su hijo en Rusia.

«Pensábamos que había sido un infarto hasta esto que ha pasado ahora».

«Era una buena mujer, muy trabajadora. Nos hemos quedado de piedra. Con todo lo que luchó por su hijo, estaba loca con él y mira cómo ha acabado todo».

Pero hacía tiempo que algo no terminaba de encajar para la policía judicial de la Guardia Civil de Cádiz.

  Los investigadores repasaron las pruebas y los resultados de la autopsia y encontraron nuevas evidencias de una supuesta muerte por asfixia.

Hace menos de 15 días llamaron a declarar a la comandancia de Cádiz al joven que, desde la muerte de su madre, vivía con su padre en la localidad malagueña de Fuengirola.

El adolescente acabó detenido y, desde entonces, está en un centro de menores de la localidad gaditana.

El final, abrupto e inesperado, rompe una historia de ilusión que comenzó hace una década, cuando Elisa consiguió materializar la adopción de su hijo, nacido en Rusia.

De forma paralela, la mujer se incorporaba desde Lanzarote a la plantilla del hotel que la cadena RIU abrió en 2003 en el Novo Sancti Petri, una zona costera de Chiclana.

De hecho, desde la Junta de Andalucía en Cádiz explican que no figuran datos de la adopción, por lo que Polo debió tramitarla desde una comunidad autónoma diferente a la que acabó siendo la residencia de la familia.

Elisa compartía vida y empleo con su pareja y padre del pequeño adoptado. Ella trabajaba como gobernanta de las zonas comunes del hotel.

Él, como jefe de bares del establecimiento. Pero «aproximadamente un año y medio antes de la muerte», como recuerda Manuel, ambos decidieron separarse.

Polo se quedó en Chiclana al cuidado de su hijo y el hombre decidió trasladarse a trabajar a un hotel de Fuengirola.

Allí ha vivido el chaval estos casi dos años, mientras que, en el hotel RIU del Novo la vida siguió con la certeza de que la muerte de Polo había sido natural.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído